Las hermanas Moulay-Ahmed  inmortilizaron el momento. (L. V.)