González Calvo, en el centro, flanqueado por su padre y su abogado, a la entrada de la obra. (L. V.)