González Calvo, en el centro, revisa la sentencia. (L. VENTURA)