Miguel Alonso Pérez y Ramón Rodríguez Prendes, en la bahía de Perán. (L. VENTURA)