Basura desperdigada por la céntrica calle Valdés Pumarino una mañana de agosto. (VANESA BARBERO)