Situación de la zona residencial en 2017.