Joaquín «Castillo» y Gratiniano Rguez. dejan el arma en los vestuarios de la Policía Local. (L. V.)