Caravanas y furgonetas aparcadas en Verdicio. (VICTORIA FERNÁNDEZ)