Angelines Rosales García, en el momento de recibir la primera vacuna. (L. VENTURA)