Uno de los equinos en una parcela del barrio de La Vallina. (L. VENTURA)