Número 112. Setiembre 2014

La ambulancia que atendió y trasladó al hospital a H. C. R. (LORENA VENTURA)

SUCESOS

Le rompen la nariz a un vecino por pillar

en el portal a una pareja en actitud sexual

La agresión se produjo en la calle El Cueto después del Rally de la Sidra

Setiembre 2014 / Carreño 

PAULA FERNÁNDEZ (Candás)

 

Intentó hacer respetar la propiedad privada después del Rally de la Sidra y acabó con la nariz rota y el codo dislocado. Un candasín de 61 años, pilló en el portal del número 16 a una pareja en clara actitud sexual y, al reprenderles, recibió una gran paliza. Ocurrió cerca de las doce de la noche del 2 de agosto. «Entré con mi mujer y les sorprendí en el precalentamiento. Él estaba encima de ella donde la puerta del ascensor, pero seguían vestidos», relató la víctima H. R. C. El vecino se dirigió hacia ellos y trató sin fortuna de corregir su comportamiento, de cortar de raíz el magreo. «¿Qué estáis haciendo? Esto es una propiedad privada», les dijo.

 

La chica, aparentemente ebria, depuso su actitud y abandonó el portal. «La moza se marchó como pudo, tambaleándose. Si la soplabas, caía», rememoró el candasín. El hombre, sin embargo, se encaró con este vecino de la calle El Cueto, zona próxima a la última parada del Rally de la Sidra, en las inmediaciones al Museo Antón. 

 

El joven, enfurecido, no se lo pensó dos veces y la emprendió con H. C. R. «Me dio varios puñetazos en la cara. Sabía lo que hacía, imagino que entrenará artes marciales o algo así», comentó. La víctima, ante esto, se avalanzó sobre el agresor para intentar no recibir más golpes y se agachó. «Luego me tiré al suelo porque me quedó el codo dislocado y tenía una fisura en la nariz», relató. Parece que los golpes afectaron al tabique nasal con una hendidura en el hueso, sin llegar a romperlo.

 

Más tarde, el joven abandonó también el portal. «Tendría sobre unos 27 o 28 años. Mediría 1,80 y estaba fuerte de machacarse en el gimnasio. Vi que iba vestido de mahón con camiseta blanca y tenía el pelo un poco rizado de color castaño tirando a moreno. Parecía que iba drogado», describió H. C. R.

 

Casualmente, una ambulancia pasó por delante de la vivienda y fueron los primeros que llegaron en su auxilio. «La médica llamó directamente a la Guardia Civil al ver la sangre», añadió.

 

El problema es que la víctima no identifica claramente al agresor. «No me suena que sean de Candás. Ni él ni ella», dijo. H. C. R., que permaneció luego cuatro días hospitalizado por las lesiones, que afortunadamente no fueron mayores. Cuando salió del centro médico, aún tenía secuelas del incidente. Seguía con el brazo en cabestrillo.

No es la primera vez que las fiestas de La Sardina se saldan con una agresión. Durante la madrugada del 31 de julio de 2011, un candasín de mediana edad recibió una paliza mientras estaba disfrutando de la verbena en el parque de Les Conserveres. Como consecuencia, se quedó sin visión en un ojo. En su caso, las autoridades identificaron a los presuntos autores de la agresión, que pasaron a disposición judicial y están actualmente a la espera de que se dicte sentencia sobre el asunto.

 

Supuestos abusos a sus empleadas en Carreño

Un empresario fue denunciado por presuntos abusos sexuales a sus empleadas. Las trabajadoras, de 21 y 23 años, testificaron ante la Guardia Civil que les había realizado tocamientos en los pechos y en el trasero durante la jornada laboral, según las autoridades. 

 

El acusado, de 35 años, estuvo detenido en el cuartel de la Guardia Civil de Candás el 27 de agosto, a la espera de la decisión del juez sobre los hechos denunciados. La previsión era que al día siguiente pasara a disposición judicial y quedase en libertad. En caso de que la Justicia estime que es culpable de un delito de abuso sexual, probablemente tendría una condena de prisión, al tratarse de dos casos diferentes, denunciados por dos trabajadoras.

 

Puñaladas con un destornillador

Una vigilante de seguridad de la Ciudad de Vacaciones de Perlora sufrió una agresión por parte de su ex pareja. Según informaron las autoridades, el hombre, J. M. F. M., gijonés de 48 años, le clavó en cinco ocasiones un destornillador de estrella. 

 

El agresor aprovechó el cambio de turno del servicio para hallar a su víctima desprotegida. De hecho, el suceso ocurrió a las ocho de la tarde del 15 de agosto, una hora en la que el recinto vacacional está poco frecuentado. Afortunadamente, un compañero de trabajo de la mujer medió para que la agresión no fuera a más y llamó a la Guardia Civil para que procedieran a la detención de J. M. F. M., que fue arrestado por los agentes. El hombre pasó a disposición judicial e ingresó en prisión a la espera de que se celebre el juicio.

Las autoridades esperan que el arrestado no salga en libertad condicional, pues entienden que la vigilante correría gran peligro. Según el protocolo de protección de las víctimas de violencia de género, la mujer debería tener agentes a su lado para evitar que su ex pareja la vuelva a agredir. 

 

La intervención del compañero de trabajo resultó crucial. Las heridas no revistieron gravedad y la mujer pudo reincorporarse a su puesto de trabajo poco tiempo después del suceso.

1/6

¿Cómo leer la

edición impresa

de EL FARO?

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.