Número 115. Diciembre 2014

Martín Sastre habló con varios vecinos para poner el asunto en manos de un abogado. (P. FERNÁNDEZ)

El Catastro convierte en rústico el solar

de Les Cases

de la Mina

La mayoría de los vecinos está conforme porque la contribución baja a la mitad, aunque se teme una expropiación forzosa

Diciembre 2014 / Gozón 

PAULA FERNÁNDEZ (Bañugues)

 

El Catastro acaba de convertir en rústico el solar de Les Cases de la Mina, situado en el barrio de El Pueblo (Bañugues).  Se trata de un cambio que no desagrada a la mayoría de los vecinos, que han visto cómo el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) se reducía a la mitad porque el valor de sus casas también se ha dividido entre dos.

 

Antes de la modificación catastral, el suelo de estas viviendas, construidas en 1961, era urbano. Las consecuencias del paso a rústico son varias. Por un lado, el edificio (que ocupa una parcela de 3.645 metros cuadrados) tendrá fecha de caducidad. Y es que si sufre un derrumbe por cualquier circunstancia, incluido un temporal o cualquier fenómeno meteorológico, el bloque de pisos no se podrá volver a edificar. Lo que sí se permite es hacer obras de rehabilitación para conservar la integridad del inmueble.

 

El factor positivo que desencadena el cambio del Catastro es que los vecinos pagarán menos en concepto del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), popularmente conocido como «contribución». De hecho, este año el recibo fue la mitad que en otras ocasiones, tal y como corrobora Alfredo Machín Sastre, quien compró uno de los pisos hace 39 años. «Antes pagábamos 100 euros de contribución y ahora menos de la mitad», indica.

 

A bote pronto, el hecho de tener que desembolsar menos para hacer frente a este impuesto sería una noticia bien acogida por los 64 propietarios de Les Cases de la Mina. Sin embargo, Machín discrepa, pues no se le escapa que el valor del suelo disminuye al convertir la parcela en terreno rústico. 

 

«En el caso de que haya una expropiación forzosa por un interés social, nos pagarían teniendo en cuenta el precio del metro cuadrado en suelo rústico, que vale menos que si fuera urbano como antes», valora.

 

Así las cosas, la mayoría de los residentes en Les Cases de la Mina están conformes con que ahora el recibo de la contribución sea menor, salvo Machín Sastre, quien discrepa de que se tomara esta decisión sin dar margen de maniobra. De hecho, nada más saber que los terrenos iban a pasar a ser rústicos, habló con varios vecinos para poner el asunto en manos de un abogado especialista en temas de urbanismo. «No me hicieron caso», lamenta.

 

El Plan Especial del Suelo No Urbanizable de Costas (PESC) contempla una «unidad de actuación» sobre Les Cases de la Mina. La finalidad sería «conseguir una importante disminución del impacto visual que presentemente produce, vista desde muy diversos puntos del borde costero, la edificación en altura, totalmente fuera de contexto, allí́ existente, mediante la creación de un parque arbolado con una superficie total de poco más de 9.000 metros cuadrados y, quizás, de un pequeño aparcamiento oculto», detalla la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, en la parte propositiva y memoria económica del PESC.

 

¿Cómo pretenden hacer este «parque arbolado»? El mismo documento explica que «la idea consiste en expropiar los terrenos no urbanizables de Costas representados en el plano adjunto (en la fotografía) y revegetarlos con arbolado perennifolio integrable visualmente en el paisaje como podría ser el formado mediante plantación de Cupresus Macrocarpa (un tipo de ciprés) o Laurus Nobilis (laurel)».

 

La arquitecta municipal, Beatriz González Redón, considera que las parcelas que podrían expropiar son las aledañas a Les Cases de la Mina y no el edificio en cuestión.

 

González Redón explica, además, que el cambio de urbano a rústico se produjo porque «con la revisión catastral se modificó la normativa. Antes se pagaba IBI urbano por todas las construcciones. Ahora, pagan como rústicas si están en un suelo no apto para edificar, como es el caso».

 

Les Cases de la Mina fueron levantadas para albergar a los trabajadores de la mina de Llumeres, pero finalmente las propiedades se fueron vendiendo a otras personas como Machín Sastre. A estas alturas del año, hay 10 pisos habitados. Los otros apartamentos se van ocupando progresivamente con la llegada del verano.

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.