Número 123. Agosto 2015

Caseta y coche para los vigilantes, a la entrada de la Ciudad de Vacaciones. (V. BARBERO)

El coche de vigilancia de Perlora no tiene gasolina para recorrer el recinto

Avispa denuncia además la precariedad laboral del grueso de la plantilla mientras un trabajador recibe «privilegios» por parte de Alcor Seguridad S.L.

Agosto 2015 / Carreño 

PAULA FERNÁNDEZ (Perlora)

 

Escasos medios y mal ambiente laboral. Esto es lo que ocurre desde hace años en la Ciudad de Vacaciones de Perlora, según la Asociación de Vigilantes de Seguridad Privada de Asturias (Avispa). El simple cometido de coger el coche de empresa para hacer una ronda por el recinto vacacional resulta a veces una labor imposible. Y es que el turismo que proporciona la firma adjudicataria, Alcor Seguridad S. L., «no siempre está operativo». El presidente de Avispa, Jorge Cuesta, concreta que el coche, en muchas jornadas, «no tiene gasolina», algo indispensable de cara a facilitar la movilidad de los trabajadores para velar por la seguridad del recinto que ocupa varias hectáreas y cuenta con casi 300 chalés.

 

A falta de coche de empresa en condiciones, los empleados llegaron incluso a usar «el suyo propio» para hacer rondas por la Ciudad de Vacaciones, algo que critica Avispa, ya que los trabajadores no reciben ningún ingreso extra en concepto de kilometraje. 

Las deficiencias no quedan ahí. El vehículo de Alcor no cuenta con calefacción para soportar el frío de las noches de invierno y tampoco de medios de emergencia tales como chalecos, triángulos para señalizar posibles accidentes o averías. Tampoco extintor. «El coche tiene un agujero en el suelo de los asientos traseros donde se filtra el agua cuando llueve», detalla Jorge Cuesta, presidente de Avispa.

 

La precariedad laboral es otro de los asuntos denunciados por Avispa ante diferentes organismos como la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, los Juzgados de lo Social o la Unidad Territorial de Seguridad Privada de la Policía Nacional. «Los turnos de trabajo impuestos por la empresa son abusivos e ilegales, impidiendo conciliar la vida familiar con la laboral», incide la asociación.

 

Avispa enumera varios ejemplos de la desigualdad entre empleados. «Un trabajador presta sus servicios, por orden de la Jefatura de Servicios en Asturias, única y exclusivamente en horario nocturno durante todo el mes, impidiéndole rotar los turnos con el resto de compañeros». Por otro lado, Cuesta recalcó en que se producen situaciones «de absoluto privilegio» de unos trabajadores respecto a otros. «Uno de los vigilantes de seguridad es el actual esposo de la jefa de Servicios de Alcor Seguridad en Asturias, lo que provoca desigualdad en el reparto de las horas de trabajo, sobremanera durante los fines de semana y festivos, librando todos los del mes». 

 

Eso desencadena que el resto de compañeros tengan que cubrir estas jornadas.

 

MAL AMBIENTE

El mal ambiente laboral entre este supuestamente privilegiado y el resto de la plantilla ha provocado tensiones. «Cuando está él (trabajador privilegiado) en la Ciudad de Vacaciones siempre pasa algo: se queman contenedores o cualquier otro cosa. Hace partes e informes llamativos en su turno, cuando en otros no pasa absolutamente nada en el recinto», explicó Cuesta.

 

La formación que Alcor debería proporcionar a la plantilla tampoco se está llevando a cabo. Así las cosas, desde Avispa concretan que la empresa no impartió el curso anual de reciclaje que es obligatorio cada 12 meses. «Lleva más de dos años sin hacerlo», puntualizaron. 

 

Otras irregularidades tienen que ver con la uniformidad. Los vigilantes de la Ciudad de Vacaciones tuvieron que costearse de su bolsillo prendas de abrigo porque la firma adjudicataria no les proporcionó ropas de invierno.

 

Avispa añade que Alcor debe «unos 200 euros mensuales desde hace más de un año» a los trabajadores que subrogó de la anterior empresa de seguridad. También se dieron situaciones de despidos improcedentes que «no fueron justificados y tampoco se presentaron a los diferentes actos de conciliación celebrados en la UMAC (Unidad de Mediación, Arbitraje y Conciliación)».

 

OCUPACIÓN DE UN CHALÉ

El contrato de vigilancia en la Ciudad de Vacaciones de Perlora vence en las próximas semanas. Alcor Seguridad S. L. se ha vuelto a presentar a la adjudicación para hacerse con este servicio del 1 de octubre de 2015 al 30 de setiembre de 2016. 

 

Avispa ha denunciado un sinfín de irregularidades en los últimos meses, como que Alcor ocupó un chalé del recinto ubicado en la calle Avilés para alojar a cuatro trabajadores.

 

El hecho más preocupante ocurrió la tarde del 15 de agosto de 2014, cuando una vigilante fue agredida por su ex pareja, también de la plantilla. El hombre le clavó en cinco ocasiones un destornillador de estrella. Por aquel entonces, Avispa denunció que el agresor, J. M. F. M., cumplía su jornada laboral en los juzgados de Langreo.

 

 

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.