Carreño y Gozón aplican a los vecinos el tipo máximo del tributo de plusvalía

El PP carreñense presentó una moción para bajar este impuesto, que grava la transmisión de inmuebles urbanos por venta o por herencia

 Agosto 2016 / Gozón

P. FERNÁNDEZ / L. VENTURA (Candás / Luanco)
 

Los ayuntamientos de Carreño y Gozón apuran al máximo la Ley de Haciendas Locales para engordar las arcas municipales. Y lo hacen aplicando los tipos más altos que permite la normativa a la hora de calcular el Impuesto sobre el Incremento de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido popularmente como «plusvalía». Se trata de una tasa que han de pagar no solo los vecinos que venden inmuebles urbanos (también los edificados e edificables de la zona rural), sino también las familias que acaban de perder un ser querido y reciben como herencia una propiedad.


En virtud de la «plusvalía», vendedores y herederos se ven obligados a pagar al ayuntamiento una cantidad elevada, normalmente de varios miles de euros. ¿Cómo se calcula? Al valor catastral del suelo donde se implanta el edificio se le aplica un coeficiente (porcentaje) y el valor obtenido se multiplica por el número de años en los que el vendedor o el difunto fue propietario (hasta un máximo de 20). A continuación, la nueva cifra se multiplica por otro porcentaje, que dará la factura final, a no ser que el consistorio tenga por bien aplicar alguna deducción.


En Carreño y Gozón el tributo se dispara. Primero, porque los valores catastrales son altos, muchas veces por encima de los precios de mercado y, segundo, porque ambos municipios aplican los coeficientes máximos que permite la ley. Así, si el vendedor o difunto fue propietario del inmueble por un período de uno a cinco años, el porcentaje máximo legal a aplicar por año es del 3,7% del valor catastral, para períodos de hasta diez años es del 3,5% anual, hasta quince años, del 3,2% y, por último, si fueron propietarios por 20 o más años es del 3%. En Gozón, estos máximos legales se llevan a rajatabla, mientras que en Carreño apenas hay una leve rebaja de tres centésimas en el porcentaje de hasta diez años, que se queda en un 3,47%.
Un ejemplo práctico para ilustrar el galimatías tributario: un piso dejado en herencia con un valor catastral del suelo de 25.000 euros, siendo que el finado lo tuvo en vida durante 25 años, tendrá un valor de 15.000 euros a efectos del cálculo de la «plusvalía» (el 3% de 25.000 euros multiplicado por 20 años). A partir de ahí se le aplica la cuota, cuyo máximo legal es del 30% (exactamente lo que se tributa en Carreño y que en Gozón es del 28%). Obtenemos, entonces, la factura: 4.500 euros en Carreño y 4.200 euros en Gozón, si bien ambos concejos aplican algunas «rebajas».

Rebajas del 60% para todos en Gozón y del 75% en Carreño solo para viudos y huérfanos

L. VENTURA (Candás / Luanco)

 

Vender o heredar en Gozón tendrá un tratamiento fiscal favorable hasta 2018, si es que el equipo de gobierno actual mantiene intacta la ordenanza sobre la «plusvalía». Para paliar los efectos del «catastrazo», el Consistorio gozoniego aplica coeficientes que aminoran hasta en un 60% el valor del suelo de los inmuebles a la hora de calcular este impuesto.

 

En Carreño, las «rebajas» solo llegan a los casos más sensibles: los viudos o viudas, los huérfanos o los padres de propietarios que fallezcan tienen derecho a solicitar una bonificación del 75% de la cuota del impuesto. Eso sí, solo en el caso de que se trate de una vivienda habitual y de que los herederos conviviesen bajo el mismo techo, en esa misma vivienda, antes de fallecer el propietario.

Así, si el piso está el Luanco, el desembolso final será de 2.520 euros, casi 2.000 euros menos que lo que pagaría un candasín, debido al descuento generalizado del 60%.

 

Para el Partido Popular de Carreño, la presión tributaria del concejo es «sangrante», especialmente cuando se trata de herencias. «No es normal tener que pagar tanto para poder adquirir los bienes dejados en herencia por los familiares, que han estado pagando a lo largo de toda su vida otros impuestos», señaló el portavoz del PP carreñense, José Ramón Fernández.

 

Los populares presentaron una moción para que el PSOE bajase la «plusvalía» aprovechando la modificación de las ordenanzas fiscales para 2017. Los socialistas rechazaron la propuesta en el Pleno del 28 de julio alegando que el Impuesto de Sucesiones de Asturias (otro de los impuestos que deben pagar los herederos, aparte del municipal y de la ganancia patrimonial en la declaración de la renta) «es uno de los más favorables de España». Somos e Izquierda Unida también votaron en contra. La alcaldesa, la socialista Amelia Fernández, acusó al PP de haber convertido Madrid en el «paraíso fiscal» de las herencias y de querer «beneficiar más a los mismos: a los que más tienen, a los que más ganan, a los que más heredan».

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

Viviendas de Candás. (E. F.)

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.