«Practico nudismo en la playa de La Aguilera»

«Canto “Soy de Verdicio”
 desde hace muchos años con el acordeón. Siempre me
pareció un “temazo”»

 Setiembre 2016 / Espigón

PAULA FERNÁNDEZ (Verdicio)

 

Saltó a la fama, tanto televisiva como en internet, gracias a la versionada canción «Ritmu de Verdiciu». Rodrigo Cuevas, de 30 años, admite que no se suele dejar ver en las folixas de la Comarca porque huye de los bullicios, pero sí que suele acudir a la playa de La Aguilera «a practicar el nudismo». Su transgresor look, con escasa ropa, apenas un liguero, una faja y unas madreñas, lo ha catapultado al éxito. Tanto que tiene que a menudo conducir desde Pontevedra (ciudad gallega en la que reside, a pesar de que es natural de Oviedo) para actuar en Asturias.  

 

–¿Cuándo y por qué nació la canción «Ritmu de Verdicio»?

–Canto «Soy de Verdicio» desde hace muchos años acompañado de acordeón. Siempre me pareció un «temazo». Como empecé a hacer canciones tradicionales con música electrónica, pensé en la de Verdicio, que es muy guay. Probé en mi casa a meterle un «rif» de piano en el estribillo y me di cuenta de que el «Ritmo de la noche» le pegaba genial.

 

–¿Se esperaba el éxito que está teniendo con «Ritmu de Verdicio»?

–No. Cuando estaba en casa haciéndolo, me pareció gracioso. Una amiga me decía que no creía que iba a tener éxito y mira.

 

–Imagino que conocerá Verdicio.

–Sí, fui mogollón de veces. No soy muy de playas masificadas. Voy en a la playa de La Aguilera a practicar el nudismo. Bajo por el acantilado, doy un paseo y me pego un baño. No me gusta bañarme con traje de baño. Me parece muy raro ponerme ropa para meterme en el agua y mojarla.

 

–¿Qué supuso actuar en la «tele»?

–Lo de salir en la «Cantandera» (programa de RTPA dedicado a la música y la canción asturiana) sirvió para que la gente me tomara en consideración. Al ver que me están contratando en Mieres y otros ayuntamientos, igual al final acaban cayendo en Gozón.

 

–¿Va a innovar metiendo tu estilo en otras canciones populares de Gozón o Carreño?

–No lo sé, todo se andará. Igual alguna habanera… En principio, no tengo ninguna en mente.

 

–¿Fue de fiesta por alguno de estos concejos?

–No, pero tendría que ir. Ahora vivo en Pontevedra y fiesta, lo justo. Me echa para atrás el ver a demasiada gente alcoholizada. Tranquilicé mucho. Me gusta más un vermú de día y sin demasiado desfase. 

 

–¿Cómo surgió el hecho de travestirse?

–Desde pequeño me ponía los tacones de mi madre, lo típico que hacemos todos. Tuve un dúo con una chica, que nos llamábamos «La Dolorosa Compañía», y ahí empecé a transformarme un poco, pero no usaba elementos del traje tradicional como ahora.

 

–Andar en madreñas, ¿es complicado?

–Para nada. Es como andar con tacones, tienes que acostumbrarte. Solo es hacer fuerza en los tobillos.

 

–¿Se puede vivir del mundo del espectáculo?

–Sí, con mucho trabajo, pero sí.

 

 

Cuevas preparándose para una actuación. (P. FERNÁNDEZ)

–Su look supongo que ayuda a tener éxito.

–Claro que sí. Cuando empecé a hacer el espectáculo, nunca pensé que esto se iba a convertir en algo así, de mucho público. Yo siempre estuve en el underground, en sitios alternativos. Estaba contento con eso y no creí que de ahí podía salir. Llevo unos calzoncillos, liguero, medias negras, madreñas, la camiseta de «Asturias Underground» (antes la llevaba de lentejuelas), la faja que me encanta, el esmoquin, una chistera (a veces), y gafas de sol. Las gafas de sol me encantan porque me recuerdan a «Martirio» (María Isabel Quiñones Gutiérrez), un gran referente, y al «Presi» (José González) que también me gusta la imagen.

 

–¿Qué más puede hacer para seguir llamando la atención?

–Eso es lo difícil, seguir rompiendo moldes y sorprendiendo. Pero tengo que hacer lo que me salga de dentro.

 

–No solo fusiona música tradicional y electrónica, ¿qué otros estilos toca?

–Dentro del espectáculo hago couplé, copla. El «Ritmu de Verdicio» es una parte del espectáculo. La mayoría de la gente, es lo único que conoce. Canto vaqueiradas, alguna tonada…

 

–¿Teme las posibles críticas por innovar con temas tradicionales?

–Hago todo con mucho respeto, pero siempre se puede descontextualizar y sacar de quicio las cosas. En principio, no tuve problemas con nadie. Pero si alguien quiere sacar las cosas de contexto, lo único que van a hacer es darme publicidad.

 

–¿Qué es lo que más le agrada de esta etapa de éxito?

–Que de público viene tanto chavales de 16 como gente de 70 y todos lo pasan bien con las mismas canciones. Ves a los chavales cantar el «Tápame, tápame», que es una canción que tiene casi 100 años y a los más mayores mover el esqueleto con el «Ritmu de Verdicio».

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.