Los contrayentes se encontraron a las puertas del museo. (PAULA FERNÁNDEZ)

UNA BODA, LA MAR DE BIEN

Se produce un repunte de enlaces en el Museo Marítimo de

Asturias • La última ceremonia tuvo lugar el 21 de setiembre

Octubre 2016 / Gozón
PAULA FERNÁNDEZ (Luanco)

 

Se celebran bodas en iglesias, en ayuntamientos y... en museos. Cristo suele bendecir el amor conyugal, la constitución española forja lazos y... el salitre también es capaz de consagrar el amor eterno. Luanco está viviendo este fenómeno. 2016 es el año en el que se ha producido un repunte de enlaces en el Museo Marítimo de Asturias tras algún tiempo de capa caída. Una de las últimas bodas unió, el 21 de setiembre, a un luanquín con su enamorada de Ucrania. La pareja selló su compromiso rodeada de la más pura tradición marinera de la villa: barcos y otros objetos relacionados con la pesca. El novio, Luis Menéndez Menéndez, desveló por qué habían elegido este espacio singular para firmar su matrimonio. «Yo soy de Luanco y nos pareció un sitio diferente», destacó. Él, como marcan los cánones, fue puntual. Llegó al evento de su vida justo a la una. Ella, Anna Dubeyko, apareció poco después con un vestido en tonos rosas. Allí les estaban esperando los familiares y amigos, impacientes por que empezara la ceremonia.


Con los nervios a flor de piel, los dos contrayentes se intercambiaron piropos antes de entrar en el museo. Y llegó la parte más formal. Los novios entraron en el edificio del brazo de los padrinos mientras un grupo del coro León de Oro amenizó el momento con una actuación para el recuerdo. César Fidalgo, vocal delegado de la Mancomunidad y concejal de Izquierda Unida en Gozón, se encargó de oficiar la ceremonia en una sala que el personal del museo preparó para la ocasión.


El enlace de Menéndez y Dubeyko fue el último que se celebró este verano en este lugar cargado de salitre. Otras parejas dieron el «sí, quiero» los días 5, 20 y 26 de agosto. Estos eventos suponen una fuente de ingresos para el Museo Marítimo de Asturias. Cada pareja, por el alquiler del espacio, tiene que pagar 250 euros, además de las tasas que deben abonar en el Ayuntamiento por el matrimonio civil. Los últimos años, el museo apenas había acogido celebraciones de este tipo, pero en 2016 se celebraron unas cuantas. «Ya tenemos reservas para junio del año que viene», subrayó Pilar Carrasco Mori, documentalista del centro, quien reconoce que hace años «hubo sábados de tener hasta dos y tres bodas».

Los novios pueden usar el espacio alquilado del museo a su antojo siempre dentro de unos límites razonables. Se suele decorar la mesa central con flores y aportar grupos de música para amenizar la ceremonia. «Damos todas las facilidades. Les ponemos las sillas, la mesa y la alfombra roja desde la entrada», añadió Carrasco Mori.


Las bodas que se celebraron hasta ahora en el Museo Marítimo de Asturias no solo fueron de novios de Luanco, sino también de otros puntos de Asturias e incluso del extranjero. Carrasco Mori rememoró una anécdota de hace años, cuando el museo no disponía de sistema de calefacción. «Avisé a la novia, que era una chica japonesa muy delgada y bajita, de que no viniera muy escotada porque iba a pasar frío. Cuando la vi entrar, llevaba puesta una tela de seda y una pañoleta. En medio de la ceremonia estaba tiritando. Menos mal que las bodas civiles duran poco», relató.


EXPOSICIÓN

La documentalista adelantó que la intención es hacer una exposición con fotografías de las bodas que se oficiaron allí para dar a conocer esta posibilidad al grueso de la población. Lo que está claro es que el espacio es más acogedor que una fría sala del Ayuntamiento de Gozón o del juzgado municipal y, además, los novios están rodeados de un decorado marinero.

Se vivieron momentos de emoción en la boda. (P. F.)

La piratería, tema central del Marítimo en 2017

Un coy (hamaca) es una de las últimas adquisiciones del museo

P. FERNÁNDEZ (Luanco)

 

El personal del Marítimo de Asturias ya está pensando en nuevas exposiciones para 2017. Pilar Carrasco Mori, documentalista del centro, adelantó que están trabajando sobre la historia de la piratería, donde una muestra explicará la diferencia entre piratas, bucaneros, filibusteros y corsarios, además de desgranar la vida de los piratas más famosos de la historia. Aprovecharán los últimos meses del año para preparar esta y otras exposiciones. «A partir de octubre, nos dedicamos al mantenimiento del museo. Arreglar, limpiar y restaurar piezas, hacer el registro. También preparamos las maquetas para los talleres de primavera. Es decir, trabajos internos del museo», concretó Carrasco Mori.

 

La forma de trabajar dentro del museo cambió en los últimos años debido a los problemas económicos. «Antes comprábamos muchas piezas pero ahora no tenemos dinero y las nuevas adquisiciones son todo donaciones. De hecho, si había una subasta de una pieza que nos gustaba, participábamos para conseguirla», explicó la documentalista.

Una de estas nuevas adquisiciones es un coy, es decir, una especie de hamaca que los marineros utilizaban en los barcos a modo de cama. Carrasco Mori desveló otros usos de este objeto. «Cuando alguien se moría a bordo, lo metían dentro, cosían el coy y lo tiraban a la mar. En las batallas, lo enrollaban y lo ponían delante del barco como defensa para las balas», apuntó. La adquisición del coy supuso un logro para el Marítimo. «Llevábamos años detrás de él porque no hay por ningún lado. Antes, estaban tirados por los barcos pero ahora desaparecieron totalmente», añadió. Ahora lo colgarán en una sala, aunque necesitarán quitar alguna pieza porque «andamos mal de espacio». Carrasco Mori, en su función de documentalista, explicó que los coy se implantaron en las embarcaciones europeas a raíz del Descubrimiento de América. «Dicen que los trajo Cristóbal Colón de América. Allí los usaban los indios y aquí ni se conocían, pero empezaron a extenderse».

Pilar Carrasco Mori, con el coy. (P. FERNÁNDEZ)

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.