El Consistorio recaudará más de 35.000 euros por los 745 hórreos del concejo

Expertos gozoniegos piden que el dinero del IBI, que

se cobra por primera vez, sea para arreglar los más antiguos

Diciembre 2016 / Gozón

LORENA VENTURA (Luanco)
 

Más impuestos para los vecinos de la zona rural. Los propietarios de los hórreos y paneras del concejo afrontaron en noviembre un recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (popularmente conocido como «contribución») con novedades. Y es que, por primera vez, los graneros tradicionales de más de cien años de antigüedad tributan. En Gozón, hay 745 ejemplares (antiguos o modernos) y se calcula que, gracias a ellos, el Ayuntamiento recibirá un «extra» de más de 35.000 euros.


Se trata de una medida polémica, que atenta contra la propia idiosincrasia del hórreo asturiano, concebido hace más de medio milenio como un bien mueble, que se puede desmontar y mover con relativa facilidad. Para Hacienda, siempre ha sido un inmueble, como lo son las casas, los garajes o los trasteros pero, hasta ahora, había «perdonado» el IBI a los hórreos, paneras y cabazos de más de cien años de antigüedad, equiparándolos a otros bienes del patrimonio histórico-artístico español.


Los defensores del hórreo consideran que esta nueva «vuelta de tuerca» impositiva puede suponer el golpe de gracia contra el elemento etnográfico más característico de Asturias, en el sentido de que habrá propietarios que prefieran dejarlos caer para no tener que pagar más IBI. Según Julio César Zapico, licenciado en Historia y carpintero, los dueños de un ejemplar modesto, de unos 35 metros cuadrados de base sin cerrar entre los pegoyos están pagando unos 50 euros, la tercera parte de lo que se abona por algunos pisos de Luanco. Pero hay quien pague más que por una casa: «El dueño de una panera recurrió ante el Catastro porque le querían cobrar más de 500 euros de IBI por ella», apunta Zapico.


Salvar los hórreos es el objetivo de un grupo de historiadores y estudiosos del concejo que ha creado una plataforma de trabajo junto a otros expertos asturianos para presentar a las administraciones propuestas concretas. En Gozón, además de Julio César Zapico, figuran otros nombres reconocidos, como Gerardo Díaz Quirós, Nicolás Alonso, José Ramón Rodríguez o Ignacio Pando García-Pumarino.

 

La Ley de Patrimonio del Principado está en el punto de mira de algunos de los expertos. Según Zapico, no sólo es «ambigua», sino que también se aplica siempre de la manera más restrictiva, de tal manera que los dueños de los hórreos y paneras no pueden hacer nada con ellos más que meter patatas.

«Hay otras prioridades»,
dice el alcalde

 

No hay dinero para nada, tampoco para el patrimonio etnográfico. «Está muy bien para los ayuntamientos que no tengan una deuda como la nuestra. Me encantaría que se protejan todos los hórreos, pero hay otras prioridades, como la Casa de Cultura, que está llena de humedades», apostilló el alcalde de Gozón, Jorge Suárez García.

Eso, si la casa aún conserva huerta, porque si no la tiene se tributará por un objeto decorativo.
 

AMIGABLES

COMPONEDORES
Uno de los objetivos comunes del grupo es conseguir que el hórreo milenario tenga una utilidad para sus dueños en el siglo XXI, pues es la única forma  de que sea viable económicamente (más ahora que pagan IBI), y, en consecuencia, de salvarlos. Es por eso que exigen a la Administración regional que aclare qué usos se pueden autorizar en los hórreos y cómo se deben hacer las obras dentro de la ley.


«Hace falta una legislación específica para hórreos, paneras y cabazos en cuya elaboración participen estudiosos reconocidos, un inventario riguroso que distinga claramente los hórreos monumento del resto para así centrar ahí los medios, y la promoción de estudios que preparen a expertos en su historia y valor artístico y que siente la base para validar o promocionar a los profesionales que los reparen o restauren», opina Zapico.


Consciente de que tales medidas se demorarán en el tiempo, propone, como actuación inmediata, «que se dediquen los fondos que se están recaudando fraudulentamente en concepto de IBI a estos bienes muebles al mantenimiento y reparación de los graneros que más necesidad tengan».


Otra de las ideas es crear una junta de «amigables componedores», una figura del derecho consuetudinario arraigada en Gozón, según estudios realizados por Ignacio Pando. Se trataría de adaptar al siglo XXI la figura de ese mediador, papel que jugarían los especialistas en hórreos, para acercar posturas entre los propietarios y las administraciones en lo que se refiere a la rehabilitación y usos de los graneros.

Hórreo representativo de la Comarca. (L. V.)

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.