PANCHO ANUNCIA LA NAVIDAD

Francisco Javier de Diego Coviella interpreta

cuatro papeles distintos en el anuncio del Gordo

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

1/6

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

La palabra de Peñas

Diciembre 2016 / Navidad

LORENA VENTURA (Candás)
 

Cuatro chicas guapas, textual, fueron a su búsqueda. Recorrieron Candás para localizarlo. Coincidió que ese día no lo encontraron, así que apuntaron un número de teléfono en una hoja de papel que dejaron en una de sus paradas habituales: Casa Repinaldo. ¿Qué querían de «Pancho»?


La incógnita se resolvió con una llamada. Deseaban que el popular candasín participase en el conocido anuncio de la Lotería de Navidad, «hit» publicitario del año. Y no les costó convencerle. Enseguida se animó. No en vano, Francisco Javier de Diego Coviella ya cuenta en su currículum más incursiones en anuncios, series y películas.
 

No tardó en llegar al cuartel general del equipo de Leo Burnett, agencia de publicidad y mente pensante del anuncio. La productora le mandó un coche para trasladarle a la Casona de los Hevia en Villaviciosa. Una prueba de cámara y sonido y el contrato como actor de reparto fue suyo. «Pancho» interpretó hasta cuatro papeles distintos en el «spot»: marinero, vecino, sacerdote y Guardia Civil. Y eso que este último podía haber sido escenificado por Jesús Palmeiro, jefe de la Policía Local de Carreño, quién confesó que se encontró a las misteriosas chicas en el paseo marítimo de Candás, pero rechazó la propuesta.


«Pancho» se lo pasó en grande durante el rodaje y gracias a este trabajo bien pagado se compró un coche de segunda mano. «Fue un rollo muy guapo. Me reencontré con gente que conocí en otra época», explica. Aunque también hubo momentos «tediosos y pesados» porque el rodaje de un anuncio conlleva una repetición constante de tomas.


La pregunta es obligada: ¿Qué haría si le tocase el gordo de Navidad? «Todo el mundo juega; es una tradición. Si tuviera esa suerte, dedicaría el dinero a hacer feliz a la gente que aprecio, a mi microcosmos de Candás», defiende.
Otra cuestión de necesaria repuesta: ¿Le gusta el spot de este año? «Sé que ha generado controversia. A mí me sorprendió el anuncio, pero no sé si es bueno o malo. Me habría gustado que fuera un poco más alegre. Para mí la Navidad es alegría. Me recuerda a mi infancia feliz, a una niñez de colores en una España gris», valora «Pancho».

Al candasín le tira mucho el mundo de las artes a pesar de su pasado vinculado al salitre. Su perfil en las redes sociales tiene un fuerte componente poético, un lugar en el que vuelca las alegrías sencillas de la vida, como un viaje en tren o contemplar un atardecer porque, defiende, «nos movemos por sensaciones».


 


«Pancho» es una cara habitual en la villa marinera. Muchos recuerdan su pasado como marino, una profesión que ejerció desde los 18 años pasando por muchos de los escalafones laborales inherentes a un barco: radiotelegrafista, maquinista y capitán. Y recorrió el mundo a lo largo de más de 30 años de carrera. Quizá hay tres momentos que le marcaron. Uno de ellos fue «el olor a muerte entremezclado con la vida de África».

 

También viajó al Golfo Pérsico durante la guerra a principios de los años 90 para cargar petróleo. «Era arriesgado y los seguros no garantizaban la cobertura. Se ganaban 100.000 pesetas diarias, pero te jugabas la vida», recuerda. Pero nada más duro que un temporal que vivió en el Índico, momento en que él y sus compañeros llegaron a pensar: «Que esto se acabe ya».

«Pancho», a la izquierda, sostiene un número de la Lotería.

Varios fragmentos del anuncio. (E. F.)

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.