El Ayuntamiento intenta evitar la derrama de un ascensor aduciendo que no lo va usar

Es propietario de un primer piso y de bajos comerciales en La Riba, 21

 

El resto de los vecinos, que empezaron a pagar en setiembre, piden 

que «ingrese el dinero a la mayor brevedad» para iniciar las obras

Abril 2017 / Gozón

NURIA MORÁN (Luanco)

 

A los propietarios del edificio de la calle La Riba, 21, les ha salido un vecino rezagado: el propio Ayuntamiento de Gozón. El Consistorio intenta evitar la derrama de un elevador aduciendo que no lo va a utilizar. El edificio tiene cuatro plantas y la primera es de titularidad municipal, así como los bajos, ocupados por la oficina de turismo y la antigua sede de Servicios Sociales. Representantes del gobierno municipal llegaron a proponer a los vecinos que «eximiesen al Ayuntamiento de participar en la financiación del ascensor a cambio de no usar el mismo».

 

La comunidad rechazó la idea. Y es que el resto de los propietarios empezaron a pagar religiosamente las cuotas de instalación ya en setiembre del año pasado. Por eso, urgen que el Consistorio «ingrese el dinero a la mayor brevedad para que se puedan iniciar las obras». 

Parece que el «vecino» díscolo poco puede hacer para librarse del gasto. El Tribunal Supremo ampara a este y otros condominios de edificios en España gracias a una sentencia que sentó jurisprudencia en 2009. Aún obviando que la primera planta pertenece al Ayuntamiento, los pisos bajos y los locales comerciales no pueden eludir el pago de instalación de un ascensor. No caben interpretaciones dispares de la Ley de Propiedad Horizontal. Y es que para poner un elevador basta que haya una persona mayor de 70 años o un discapacitado en el edificio para que su colocación se apruebe por mayoría simple.

 

¿Qué dice la justicia al respecto? Que se revaloriza el inmueble. Un ascensor es una mejora que «redunda en beneficio de todos los propietarios sin excepción».

 

Quizá sabedor de que tiene todas las de perder, parece que el equipo de gobierno va a dar su brazo a torcer, según aseguró en una reunión con los vecinos que tuvo lugar a mediados de marzo. Sin embargo, a cierre de edición de este periódico, aún no se había producido ningún pago por parte del Ayuntamiento.

 

Una vez construido, el elevador podrá ser utilizado tanto por los residentes como por quienes acudan a los equipamientos municipales. El primer piso se encuentra vacío desde finales de 2015. El objetivo del Consistorio es convertirlo en un club de ocio juvenil.

 

El equipo de gobierno llegó a barajar la idea de impedir a los jóvenes que utilizasen el ascensor, haciendo que subiesen por unas escaleras que comunican el bajo de Servicios Sociales, con entrada por Ramón Pérez de Ayala, con el primer piso. Se intentaba así justificar que el elevador no tendría uso público y evitar la derrama.

 

La instalación de ascensores puede llegar a ser un asunto muy espinoso en las comunidades de edificios antiguos, muy abundantes en Luanco y Candás. Normalmente, y aunque resulte paradógico, las personas mayores son con frecuencia las más reacias a votar a favor, aduciendo motivos económicos. Eso, pese a que el Principado y algunos ayuntamientos ofrecen ayudas a quienes no puedan pagar su derrama. 

El bajo y el primer piso son propiedad del Ayuntamiento. (N. MORÁN) 

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.