Ventana con desperfectos en la calle José González Muniello. (L. VENTURA)

Un amplio dispositivo policial 

dispersa tres trifulcas en El Nodo

Varias patrullas de la Policía Local y la Guardia Civil acudieron a un 

edificio de la calle José González Muniello a raíz de reyertas entre familias

Setiembre 2017 / Carreño

LORENA VENTURA (Candás)

 

Un amplio dispositivo policial tuvo que intervenir a las diez de la noche del 15 de agosto a raíz de una pelea en una vivienda del barrio de El Nodo. Hasta dos patrullas de la Policía Local (siete agentes en total con chalecos antibalas, dos de ellos en prácticas) y otras dos de la Guardia Civil acudieron a un piso de planta baja de la calle José González Muniello, frente al número 3 para que el conflicto no fuera a más. 

 

Parece que todo empezó por la discusión de una pareja joven. Los vecinos de las inmediaciones escucharon «golpes y rotura de cristales». Según consta en el informe policial, la raíz de la reyerta pudo deberse al «robo de un teléfono móvil a un menor». El caso es que los ánimos se caldearon tanto que se fueron sumando más personas a la trifulca, miembros varones de diferentes familias gitanas que se lanzaron insultos y recriminaciones. «Han llegado familias de mier** aquí», gritó uno de los implicados. Otra mujer de las inmediaciones animó al uso de cadenas. Finalmente, se dispersaron a las 22:50 horas de la noche, aunque el conflicto volvió tiempo después. La policía regresó a las dos de la madrugada, pero ya no había nadie allí. Poco después, el 18 de agosto, sobre la 1:30 horas de la madrugada, los agentes tuvieron que volver al mismo edificio por una riña familiar, derivada de una discusión entre una pareja. Nadie quiso tramitar denuncia.

 

INSULTOS XENÓFOBOS

Todavía hubo una tercera intervención policial el 21 de agosto. Los nuevos incidentes comenzaron a las 22:51 horas y, según las autoridades, fueron propiciados por un vehículo con tres personas que estacionaron en José González Muniello. Según informe policial, dos varones comenzaron a golpear la puerta del portal profiriendo insultos racistas y xenófobos hacia los inquilinos, mientras que la conductora esperaba en el vehículo. Los residentes en el barrio pudieron escuchar: «Moros de mier**». Un insulto cuanto menos chocante, dado que en el conflictivo edificio no consta que resida ninguna persona árabe.

 

Una vez más, cuando llegó la patrulla de la Policía Local ya había abandonado el lugar el coche con sus ocupantes. Las personas allí presentes señalaron a los agentes que no conocían a ninguna de las tres personas que causaron el alboroto. Solo se consiguió identificar el modelo del coche. 

 

En los tres sucesos, los efectivos de la Policía Local realizaron en todo momento las pertinentes llamadas de orden público y, a la vista de los incidentes acaecidos, desde la Alcaldía y la Jefatura de Policía Local se han fijado medidas para extremar el control y vigilancia de la zona. «Medidas que incluyen controles periódicos a pie por la zona, además de las pertinentes vigilancias», clarificó Amelia Fernández, alcaldesa de Carreño.

NURIA MORÁN (Candás)

 

Se da la circunstancia que en el edificio de pisos donde se han dado los últimos sucesos de agosto viven varias familias pertenecientes a minorías étnicas. Servicios Sociales está inmerso en un plan para realojar a las personas que actualmente viven en el poblado de Piñeres. Entre los objetivos a cubrir está la búsqueda de viviendas normalizadas para el colectivo. El barrio del Nodo y aledaños concentra buena parte de residentes con necesidades económicas. Al edificio donde se produjo la pelea, se sumarían las viviendas sociales de titularidad municipal de las calles Pepe La Mata (inmueble conocido popularmente como «La Pantera Rosa») y Pardies. Además, en la paralela a José González Muniello, están los 28 pisos protegidos del Primero de Mayo (plaza Rebolleres), que gestiona Vipasa.

 

Desde el Ayuntamiento dejan claro que no intervienen en el arrendamiento entre propietarios privados. «El Centro Municipal de Servicios Sociales no gestiona alquileres entre particulares ni mantiene relación directa con propietarios de viviendas que pretendan alquilarlas», aseguró la concejala de Bienestar Social, Cecilia Tascón, quien añadió que «no está en nuestra mano que se establezcan contratos de arrendamiento entre particulares los cuales provoquen incidencias en la convivencia vecinal como las que han ocurrido recientemente». De este modo, Tascón subrayó que lo que se hace desde Servicios Sociales es trabajar en el «acompañamiento socioeducativo, orientación o asesoramiento respecto a los precios y disponibilidad de viviendas y las ayudas al alquiler que se pueden recibir».

 

La edil recordó que «el Ayuntamiento de Carreño diseñó un plan de realojo progresivo del poblado de Piñeres, que avanza a medida de las posibilidades de acceso de las familias a vivienda libre. En estos momentos no existen viviendas vacantes en las viviendas sociales municipales ni del Principado, por lo que salen cuando tienen las condiciones socioeconómicas que les permiten acceder a vivienda libre». En este sentido, la concejala afirma que «el objetivo principal de este plan de realojo, lejos de reproducir la concentración de estas familias en otro espacio, pasa por su integración en el entorno en el que viven, de ahí que no se hayan construido otras viviendas donde trasladarles y que desde Servicios Sociales se trabaje en la acompañamiento socioeducativo, orientación o asesoramiento respecto a los precios y disponibilidad de viviendas y las ayudas al alquiler que se pueden recibir. Trabajamos con el colectivo y analizamos previamente cada una de las familias, apreciamos en relación al realojo mucha diversidad entre ellas, mayores y menores posibilidades de éxito y diferentes voluntades».

 

Tascón insistió en que no pueden interceder en contratos de particulares y subraya que «en estos momentos, ninguna familia de las que residen en la calle José González Muniello percibe ayuda municipal para el pago del alquiler». Estas ayudas  se otorgan por un tiempo determinado, y se conceden a quienes la solicitan y cumplen los requisitos fijados. En lo que va de año, se concedieron en Carreño cuatro  por importe total de 2.605 euros y fueron destinadas a vecinos de parroquias de Candás y Perlora.

El Consistorio no interviene en el alquiler de pisos libres

Desde Servicios Sociales aseguran que únicamente asesora sobre la disponibilidad y las ayudas al alquiler

Tras un agitado agosto, algunos vecinos critican que «algo hay que hacer para evitar convertir a la zona en un gueto» porque hubo quien tuvo que salir de su casa por miedo a que le pasara algo. Con los nervios a flor de piel, algunos residentes de la zona no pudieron conciliar el sueño estas noches de verano. «Van a tener que tomar una determinación. Pasamos mucho miedo», insisten en el barrio, desde donde ya se planea una recogida de firmas para evitar la concentración de personas problemáticas.

Un coche de la Policía Local, estacionado en San Félix el 15 de agosto.  (L. VENTURA)

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.