El 43% de las piscinas no pagan IBI

Luanco registra el mayor número de las que no está
registradas en el Catastro, seguido de Bañugues y Bocines

Junio 2018 / Gozón

NADIA HEVIA (Luanco / Candás)

 

Hacienda somos todos y en cuestión de piscinas también. La Dirección General del Catastro ha puesto el punto de mira a 24 concejo asturianos, entre ellos Gozón, que actualmente está inmerso en un proceso de regularización catastral para detectar inmuebles irregulares, que no están pagado el Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI), también conocido como «contribución» y que finaliza este mes de junio.

 

De las alrededor de 80 piscinas construidas en Gozón, una treintena de ellas no está dada de alta en el Catastro, lo que no implica que no exista licencia municipal, pero que supone que un 43% de estos inmuebles no abonan anualmente el IBI. En los últimos años, el Ministerio de Hacienda ha llevado a cabo campañas para la detección de los inmuebles irregulares, centrando ahora los esfuerzos en concejos de la región, uno de ellos Gozón.

 

La capital, Luanco, es el área que registra un mayor número de piscinas no registradas, seguido de Bañugues y Bocines (especialmente Antromero). «El Catastro no deja de ser un padrón a efectos fiscales», explicaron desde la Oficina Técnica Municipal, por lo que no pagar el IBI no implica que la construcción de la piscina sea ilegal. En ese sentido, existen diferencias a la hora de detectar cuáles son irregulares en función de si son comunitarias o particulares ya que «las primeras están más controladas por el tratamiento sanitario al que están obligadas».

 

Las inspecciones se están desarrollando por parte de personal del Catastro a través de los datos que aporta el Plan Ortofotográfico Nacional, que proporciona imágenes aéreas, ortofotos y modelos digitales de elevaciones de todo el territorio, con una periodicidad de dos años. Hacienda también ha echado mano de drones para facilitar el trabajo. Sin embargo «no hay constancia de su uso», según apuntaron desde el Ayuntamiento de Gozón. 

 

Una vez detectados los inmuebles irregulares se pone en conocimiento de los propietarios quienes deben abonar «una tasa de 60 euros para el trámite de dar la piscina de alta en el Catastro», por lo que Hacienda podría embolsarse solo por las albercas irregulares del concejo casi 2.000 euros.

 

A esta cantidad hay que sumar un incremento de los ingresos en los ayuntamientos por la «contribución» de los inmuebles regularizados. 

 

También se podrían reclamar los intereses de demora de los últimos cuatro años. Desde la Oficina Técnica Municipal se indicó que es el propio Catastro quien, en algunos casos, «está dando de alta de oficio a los inmuebles irregulares».

 

El incremento del IBI en una propiedad en la que se ha construido una piscina varía en función del tipo de parcela, de su superficie (muros perimetrales incluidos) y del coeficiente que se aplique a este elemento de uso deportivo.

 

CONTADOR

INDIVIDUALIZADOS

El Ayuntamiento, a través del Servicio de Aguas, está realizando un control de los contadores de aquellas fincas que alberguen una piscina para comprobar que existe uno individual para las albercas. En el caso de no contar con un contador separado, se insta a los propietarios a la instalación de uno independiente con el objetivo de controlar el agua que se aporta al vaso. 

 

CARREÑO,

POCAS Y EN LA SOMBRA

Carreño es otro de los concejos asturianos que vigila el Ministerio de Hacienda para detectar aquellos inmuebles irregulares, es decir, que no están dados de alta en el Catastro y, por lo tanto, no pagan el IBI correspondiente.

 

Según los datos que se desprenden del Plan Ortofotográfico Nacional, en Candás existen poco más de una decena de piscinas, la mayoría de ellas irregulares en materia fiscal. Algunas fueron construidas hace más de 30 años, si bien otras de nueva construcción tampoco han regularizado su situación con el fisco.

 

Los datos están recogidos en la página oficial del Catastro, donde a «vista de pájaro» se refleja tanto la tipología de cada inmueble como aquellos que no pagan la correspondiente «contribución».

 

Perlora, Xivares o Piedeloro también cuentan con piscinas en algunas de sus fincas, sin llegar a la decena. En Perlora, otras tres albercas están en situación irregular, al igual que en Piedeloro. Por el contrario, las piscinas construidas en Xivares están al corriente de los pagos.

Dos de las piscinas de Peroño que sí están regularizadas. (V. BARBERO)

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.