El rompecabezas de Albo, en el aire

El Ayuntamiento paraliza el plan especial por un informe de la Mancomunidad, que apunta que se necesita modificar el Plan General de Ordenación (PGO), parcialmente anulado por sentencia judicial 

 

Los promotores podrían construir 5 edificios y ampliar 2 dos y se les impone ocultar las medianeras del desarrollismo y destapar el río Rita

Un caramelo envenenado. Los terrenos del Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de la fábrica de conservas Albo son una pera en dulce para los constructores (más de una hectárea de suelo sin urbanizar en pleno centro de Candás) y, al mismo tiempo, un enorme rompecabezas con grandes cargas económicas de urbanización y cesión de zonas verdes. Conciliar esas dos caras no es fácil, lo que no ha sido óbice para que un equipo contratado por el Ayuntamiento, AZ Espacios, haya finalizado un borrador del documento para la aprobación inicial.
 
Pero el borrador ni siquiera ha sido sometido a aprobación plenaria, como estaba previsto. El Consistorio acaba de paralizar el plan a raíz de un informe de la arquitecta de la Mancomunidad, que advierte que, tal y como está redactado, ese informe no puede salir adelante sin modificar previamente el PGO, que, además, está parcialmente anulado por sentencia judicial. La arquitecta aprecia, entre otras cosas, que se pretende edificar en exceso y no se aclara convenientemente el futuro de algunos elementos de la fábrica que, sin estar catalogados, sí podrían tener algún interés arquitectónico e histórico. En la actualidad, solo están protegidos el teatro Santarúa, las oficinas y la casa de Agapito del Busto, dejando de lado piezas clave como las chimeneas o el almacén de la esquina de las calles Pedro Herrero y Carlos Albo Kay, donde se encuentran los famosos murales de Alfredo Menéndez sobre la historia de Candás.
 
Los arquitectos contratados por el Ayuntamiento tenían que realizar un verdadero encaje de bolillos para conjugar los requisitos municipales con el lógico afán de lucro de las promotoras, Hical (empresa creada «ex profeso» por Conservas Albo para edificar en los terrenos de su fábrica, que clausuró en 2009) y dos firmas locales: Costas Asturianas S.L. e Hijos de Emilio González. Y es que los promotores se ven obligados a mitigar el caos urbanístico de la manzana de Albo, fruto de, por lo menos, 50 años de descontrol urbanístico «desarrollista», con irregularidades incluidas.
 
Para comenzar, tendrán que tapar las numerosas medianeras que «afloran» por todos los lados de la manzana, resolver el acceso a algunas parcelas donde se prevé construir viviendas y a las que ahora se entra por portones de otros edificios, acabar fachadas que, por dar a una fábrica, fueron simplemente pintadas de blanco y un larguísimo etcétera.
 
Pero sin duda, hay algunas heridas abiertas que serán mucho más caras de curar, comenzando por la canalización del río Rita. La idea es dejarlo a cielo abierto durante un pequeño tramo, entre la fuente Santarúa y la calle Pedro Herrero, si bien con una pequeña anchura, de apenas tres metros, casi el ancho de una plaza de garaje. Como 12.000 metros cuadrados tampoco dan para tanto, si lo que se pretende es construir al máximo para que la operación sea rentable y, además, dotar a la zona de un parque fluvial, la distancia del río a los edificios se limitará a cinco metros. Con todo, los estudios de ingeniería hidráulica garantizan un periodo de retorno de 500 años. Es decir, que no se esperan inundaciones. Además, si fuese preciso, los promotores deberán costear el desplazamiento del río para garantizar ese margen mínimo de cinco metros.
 
DERRIBO DE BADIOLA
Suma y sigue. A la cuenta hay que agregar las expropiaciones: un trozo del sótano de la mueblería Badiola, que será derribado para prolongar la calle Toliña hasta Pedro Herrero, y las cocheras de un edificio de la calle Carlos Albo Kay, que deben desaparecer para dar acceso a la futura entrada del teatro Santarúa, que será por la parte de atrás (o sea, por el futuro parque). En esa misma calle, habrá que indemnizar al dueño de un local comercial para que mueva una ventana de sitio.
 
Y todavía más. Como acontece en este tipo de operaciones, los promotores tendrán que soportar la carga de construir los sistemas de abastecimiento y saneamiento y, en este caso, además, reforzar los de la zona si es preciso. Eso en un punto de la villa con infraestructuras particularmente deficitarias, hasta el punto de que hay portales que siguen vertiendo las aguas fecales directamente al río.
 
¿Qué es lo que se pretende construir? Básicamente, cinco bloques de viviendas con sus correspondientes garajes y locales comerciales, así como ampliar el edificio de oficinas y el teatro para un uso privado.
 
De los edificios residenciales, la joya de la corona son las viviendas de lujo de tres y cuatro habitaciones en la esquina de Pedro Herrero con Carlos Albo. Un bloque en chaflán, con pisos «pasantes» (dos fachadas para recibir al máximo la radiación solar). Eso, complementado con garajes y un espacio para una mediana superficie comercial.
 
Probablemente, el más difícil de diseñar fue el bloque implantado en el propio parque fluvial, en paralelo a las traseras de los números 20, 22 y 24 de Carlos Albo. Se trata de un edificio orientado a Oeste y pensado para tapar las medianeras de un parking de la zona y que, además, se situaría casi en el margen del río. 
 
TOTALMENTE INTERIOR
Como exige la ley, existe un porcentaje de viviendas que tendrán algún tipo de protección (lo que se traduce en precios de venta más reducidos). Se trata de dos bloques con orientación Norte. El primero, situado en la calle Buenavista y con locales en su parte más baja, abriéndose al parque. Las viviendas, de entre 2 y 3 habitaciones. El segundo inmueble de protección oficial (1 y 2 habitaciones, «para jóvenes») se ubica en los jardines de la casa de Agapito del Busto, pegado al edificio de Muebles Badiola (Constitución, 3). Se trata de una construcción que podría llegar a ser polémica, pues, al adosarse a la medianera, se reducen las condiciones de habitabilidad de cinco viviendas de la comunidad de Constitución, 3, que pasarían a ser totalmente interiores, algo expresamente prohibido en el PGO vigente y en las Normas de Diseño del Principado de Asturias.
 
En esa misma parcela, el jardín de la casa de Agapito del Busto, se dibuja el último proyecto residencial, un inmueble libre, orientado a Este y a Oeste y por cuyos bajos discurriría una escalinata en pasadizo, de conexión de la avenida de la Constitución/Les Conserveres con la prolongación de la calle Toliña/nuevo parque fluvial.

 

Los edificios blancos son los que prevé el plan. (AZ Espacios)

«Se nos obliga a proporcionar a Candás un nuevo parque»

L. VENTURA (Candás)

 

Pese a los escasos metros que separaban las dos conserveras, en materia de apego a la villa existe un abismo entre los Alfageme y los Albo. Los primeros pasaron a la historia como benefactores de la villa, donando el cementerio de San Bernardo y los terrenos de la fábrica, donde hoy se ubica el parque de Les Conserveres. Los segundos cerraron la factoría en 2009 para centrar su actividad en Galicia, a pesar de los intentos del Ayuntamiento para que se quedase, ofreciéndose a recalificar los terrenos de Candás y regalar una parcela en un polígono industrial del concejo.

 

En la actualidad, Albo está enfocado en el negocio inmobiliario en Candás, a través de Hical. Sin donaciones de ningún tipo. De hecho, llevó al Ayuntamiento de Carreño al Tribunal Supremo porque entendía que el municipio le imponía demasiadas obligaciones y cargas para construir. «Se nos obliga a proporcionar a Candás un nuevo parque», se quejó ante el alto tribunal. En opinión de la recurrente, el parque fluvial, tapar medianeras, conservar edificios... Todo era un agravio comparativo en relación con las obligaciones impuestas al resto de propietarios de suelo urbano del concejo. El Supremo falló en su contra en 2016, recordándole que los costes y las cesiones son inherentes a todas las operaciones urbanísticas. Y no solo eso: el tribunal apostilló que «comparada con las de superficie y situación y condiciones similares a la presente, (es) la de mayor aprovechamiento medio». Es decir, si había agravio, era a su favor. Con su recurso, Hical Candás SL también pretendía que la rotonda, la urbanización y los sistemas generales del PERI (abastecimiento, saneamiento, etc.), fuesen costeados por toda la ciudadanía local, pretensión que no prosperó porque «los beneficiados de esas infraestructuras son los residentes de ese ámbito concreto y no el público en general».

Albo considera que las imposiciones del Consistorio son un agravio comparativo en relación a otros constructores

Antes y después. Varios bloques de un edificio desarrollista quedarían totalmente interiores, reduciendo la habitabilidad.

Avanza el deterioro en las antiguas fábricas

L. V. (Candás)

 

El estado de las antiguas fábricas de conservas de Candás fue motivo de alarma durante el pasado mes. Una persona llamó a la Policía Local para alertar de la caída de cascotes de la fachada en Remo. El paso del tiempo no ha sentado bien al edificio de la calle San Antonio, dado que no es la primera vez que presenta deficiencias. El inmueble, que forma parte del patrimonio industrial (data de 1913) y cuenta con una superficie de 632 metros cuadrados, se encuentra a la venta por 600.000 euros. Según el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Carreño el solar puede estar destinado a uso empresarial y residencial, con cabida de hasta nueve pisos. 

 

Los agentes municipales también certificaron las filtraciones de agua en los aleros de lo que fue fábrica de conservas Albo. Una patrulla sacó fotografías para incorporar a un dossier en el que reseñaron dos nuevas zonas de humedades en la fábrica de la calle Carlos Albo Kay.

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.