Gozón 06/10/2018

LORENA VENTURA (Luanco)
 
Camina con paso firme hacia el mundo de la moda. Su primera experiencia en el sector no ha podido ser mejor. Raquel Ávila Martínez fue una de las seis seleccionadas el 16 de setiembre para representar a Asturias en Miss Real Model, un certamen nacional dirigido a mujeres de todas las tallas: «Real» (hasta la talla 40), «Curvi» (de la 42 a la 50) y «Plus» (de la 52 en adelante). La luanquina se decidió a participar porque le encantan las sesiones de fotos. «Me gusta posar; más que la pasarela porque tenía pánico escénico», explica. Ella se siente más suelta ante el objetivo de una cámara. No en vano, su primer book fue en ropa interior. «Los complejos, fuera. Me he aceptado como soy con los años», explica. Ashley Graham, la modelo curvi más famosa del mundo, es su referencia. «Me gusta todo lo natural. Noy soy de postizos ni nada parecido», dice Ávila Martínez.
 
Por su parte, Cristina Morago Fernández entró en el concurso de belleza para dar ejemplo a sus hijas. «Me preocupa que los jóvenes vean en internet imágenes distorsionadas con photoshop a tope y piensen que las mujeres somos así. No saben valorar los cuerpos reales», explica. Así las cosas, la empresaria de Bañugues, con negocio en Candás, animó a participar a su hija mayor, Alba Serrano Morago, una adolescente que se ha apuntado a la tendencia pin-up. Pero el certamen era para mayores de 18. «Después de haberle dicho que estaba muy bien la iniciativa, ¿Qué hacía? Pues adelante. No es que me volviera presumida de repente. Abrí mi alma poco antes del certamen para explicarlo. Quiero que mis hijos sean valientes y ayudar a cambiar la sociedad», indica Morago Fernández.
 
Ávila Martínez valora muy positivamente la experiencia porque ha conocido a compañeras estupendas y un montón de tiendas en las que encontrar ropa. «Hay mucho compañerismo. Vivimos con emoción la primera gala; incluso había chicas llorando. Cuando nos estábamos vistiendo quitamos los nervios bailando», rememora.
 
COPA H
¿Se ve ostentando el título nacional? «Me hace ilusión, pero tampoco pienso que lo voy a ganar», admite con modestia. Si llega a la final contará con el apoyo de los suyos que le jalean con frases como «¡Qué guapa eres!». Ávila Martínez explica que el juguete de la casa es su sobrina de solo un año, que le gustaría que creciera «no dejándose llevar por los estereotipos. La sociedad tiene que acostumbrarse a ver a mujeres de más talla como algo bonito. ¡Ojalá se lleven las chicas “curvis”!», desea.
 
La empresaria de Bañugues también destaca que gracias al certamen «conocí gente maravillosa y un montón de tiendas. Nadie me había dicho que en sujetadores había hasta una copa H». Y es que aún recuerda con amargura cuando iba de joven de compras y tenía que escuchar: «Aquí no hay nada para ti». «Para ahorrarme el disgusto, mi madre recorría las tiendas de Oviedo, veía lo que había y me llevaba sobre seguro donde sabía que me iban a tratar con amabilidad e iba haber tallas para mí», revive Morago Fernández.
 
FAMILIA NUMEROSA
La imponente mujer no pasó a la siguiente fase en la gala de setiembre. «No me creía con cualidades porque voy a hacer 40 años y tengo cinco partos encima. Mis piernas, con varices, no están para luchar por un título nacional. Mi percepción es que tienen que elegir a jóvenes o más saludables», valoró.
 

Cristina Morago, en el centro, y Raquel Ávila, a la derecha. 

ROTUNDAMENTE GUAPAS

Raquel Ávila Martínez y Cristina Morago Fernández rompen estereotipos con su incursión

en Miss Real Model

La mamá todoterreno compitió en la categoría «Plus» porque tenía mucho pecho para estar en «Curvi», ya que sigue con la lactancia con dos de sus hijos. Precisamente el concurso le ha servido para remodelar su fondo de armario. «Después de tantos partos seguidos, solo tenía ropa que me permitiese dar la teta». Además le valió para volver a subirse en tacones. «Como porteé mucho los críos, pues acabé usando calzado cómodo. No vaya a ser que tropezara. Ponerme los tacones para mí fue como elevar la autoestima. Antes iba con ellos hasta de romerías», indica, al tiempo que resume: «Ahora mi reflejo en el espejo me gusta más». «No quiero renunciar a nada»
 
Ambas aprendieron a desfilar a raíz de certamen. «Como no tenía tiempo, ensayaba en el recorrido del parking del Molín a mi salón de belleza», bromea Morago Fernández. Madre de familia numerosa, gerente de un centro de belleza, técnico en constante formación y ahora modelo. ¿De dónde saca el tiempo? «Tengo lo que quiero. Si es una obligación estarás amargado. Todos mis hijos son deseados y buscados. Estoy feliz de ser autónoma, incluso en un país en el que estamos tan castigados, porque me permite conciliar. Y luego duermo muy poco. Pero lo más importante, soy feliz. Yo que vi la muerte desde cerca (falleció una persona muy querida), a partir de ahí me cambió la manera de ver las cosas. Disfruto cada día. Todo lo que tengo me hace feliz. No quiero renunciar a nada», explica Morago Fernández a corazón abierto.
 

El 21 de octubre se

sabrá quién va a la final

 
L. VENTURA (Gijón)
 
El certamen Miss Real Model es iniciativa de Carolina Pérez Virginio y Vega García García. Ambas emprendedoras impulsaron el evento con el objetivo de «concienciar a la sociedad de que la belleza real no es algo feo, las mujeres de más talla no tienen que vestirse con sacos y devolver la autoestima a algunas mujeres que se querían poco». Es la segunda edición que impulsan un certamen de estas características, pero en este año tiene un carácter nacional. Por eso, la final será en Asturias el próximo 24 de noviembre en el Hotel Silken de Gijón, aunque participarán delegaciones de otras comunidades como Andalucia, Galicia o Madrid. Previamente habrá un evento el 21 de octubre para determinar cuál de las seis candidatas de cada categoría pasarán a la final. Se ha creado en paralelo una agencia de modelos para todo tipo de personas. También niños con síndrome de Down o personas mayores. Una empresa tan diversa como la sociedad. 
1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.