Cristina Morago, en el centro, y Raquel Ávila, a la derecha.