«No sé si mi sitio está aquí o en África»

«Me han acogido bien, pero el problema soy yo. Tengo que reflexionar sobre dónde está mi futuro. Dios dirá», dice el nuevo cura de Luanco

Gozón 03/11/2018

VICTORIA FERNÁNDEZ CAMACHO (Luanco)
 
Una buena acogida, mucho ofrecimiento para colaborar, muchas personas fieles a la iglesia y una preciosa casa con vistas al mar. Es lo que se ha encontrado Alejandro Rodríguez Catalina, el nuevo sacerdote de Luanco, que sustituye a Cipriano Díaz desde hace tan solo un mes, cuando éste último se retiró. «Es la primera vez que trabajo junto al mar, soy castellano y me gusta mirar al horizonte», destaca el recién estrenado cura.
 
El nuevo sacerdote de Gozón es de Burgos y llega a la villa marinera con 42 años de experiencia y habiendo pasado una larga temporada en Benín (África). Rodríguez Catalina dice que se encuentra bien pero que aún está pasando su periodo de adaptación. «Depende de las circunstancias, me quedaré más tiempo aquí o menos. Primero tengo que pasar la adaptación que no es fácil y, a veces no se hace factible. Tengo que ver si mi sitio está aquí o si sigue estando en África, soy sincero y es así como lo siento», reconoce el cura, «en Luanco, de momento, me han acogido muy bien y tengo mucho trabajo, pero el problema soy yo, debo reflexionar mucho sobre dónde está mi futuro y, al final, Dios dirá», admite Rodríguez Catalina. El religioso confiesa que era muy feliz en Ben-ín. De hecho, tiene doble nacionalidad y cuando el obispo le asignó su nuevo puesto de trabajo, el sacerdote ya notaba un cierto cansancio. «Me pareció necesario dar la oportunidad a otros compañeros que querían trabajar allí y llegó mi momento de cambio», admite.

Rodríguez Catalina asegura que Cipriano Díaz, al que ya conocía de su época como seminarista, le dio varios consejos antes de irse, «pero, sobre todo, que me preocupara de que venga más gente joven a la iglesia», admite, algo que considera un problema. «Hay una clara ausencia de gente joven y de niños en la iglesia, por el momento en el que vivimos. La sociedad actual es tan compleja. Hay muchos reclamos y manipulación de conciencia, hay menos libertad para elegir, grandes condicionamientos, lo que crea un tipo de persona no abierta a plantearse los problemas de la vida como son los problemas de Dios y de los ideales y una sociedad más justa. Los jóvenes hoy en día son víctimas y están sometidos a mucho control», explica el sacerdote.
 
El anterior cura se encuentra actualmente en Méjico pasando una temporada hasta que se instale en su casa familiar en Nava. Rodríguez Catalina le conoce de años atrás y reconoce su peculiar carácter. «Es un hombre entregado y apostólico, tiene sus cosas buenas y malas y, a veces, a lo mejor no le sale la palabra correcta, pero creo que eso él lo conocía e intentaba superarlo, aunque el carácter es difícil de cambiar», asegura.
 
El nuevo párroco intentará pasar su periodo de adaptación en la iglesia gozoniega y, mientras tanto, trabajar duro para conseguir sus objetivos. «Me gustaría alzar a esta parroquia para ser una comunidad cristiana viva, participativa, corresponsable, donde el cura no sea el que manda sino el que coordina las responsabilidades y servicios, una parroquia solidaria, abierta a los problemas de los más empobrecidos», transmite el cura, cuyas perspectivas de futuro son positivas. «Quiero transmitir mi experiencia y canalizar acciones para vivir una verdadera solidaridad», asegura y finaliza con una frase del Papa Francisco: «Debemos crear puentes y no fronteras».

Primer plano de Rodríguez Catalina, con la mar de fondo.

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.