CUATRO ASIENTOS CON MÁSTER

Amelia Fernández, José Ramón Fernández, Alberto

Fidalgo y Carolina Díaz pasaron el curso universitario

La alcaldesa, Amelia Fernández López, es la única del equipo de Gobierno con este curso universitario. José Ramón Fernández Gutiérrez, del PP también lo tiene, al igual que Alberto Fidalgo López y Carolina Díaz García, de Somos Carreño. (L. V.)

Carreño 03/11/2018

NADIA HEVIA (Candás)
 
Estar en posesión de un máster, un doctorado o haber realizado una tesis es, en los últimos tiempos, condición casi imprescindible para «ser algo». Haber cursado una carrera ya no es suficiente para acceder a determinados puestos. O sí. Los partidos políticos han convertido los títulos en un arma arrojadiza y en titulares de medios de comunicación. ¿Pasarían con luz verde estos trabajos universitarios realizados por los políticos locales por los software que detectan el plagio? Un debate que no ha llegado aún al Pleno del Ayuntamiento de Carreño y que no tiene visos de hacerlo a merced de las opiniones de los ediles que cuentan con uno de ellos. Y eso que las elecciones están a la vuelta de la esquina.
 
La alcaldesa, Amelia Fernández López, que tiene un máster en Políticas Sociales y Bienestar Social por la Universidad de Oviedo, se decidió a realizar estos estudios «como complemento a mi formación académica» y no lo considera «nada excepcional hoy en día». Para la regidora, el acercamiento a las políticas públicas «me sirvió de ayuda para conocer en detalle las herramientas de la gestión que ocuparían parte de las responsabilidades públicas que he desempeñado en los últimos años».
 
Respecto a la «titulitis» generalizada, la socialista considera que la polémica sobre la «falsa» formación de algunos políticos «evidencia un cierto sentimiento de inferioridad de quienes consideran que su propio currículum no está a la altura». La alcaldesa está «convencida» de que estar en posesión de un mayor número de títulos «no nos convierte en mejores personas y el ejemplo está en quienes falsean para conseguirlos». Lo peor, lamenta, «es que algunas universidades quedan en entredicho y se ataca al esfuerzo de quienes dedican esfuerzo, tiempo y dinero para lograrlo».

El portavoz del Partido Popular, José Ramón Fernández Gutiérrez, también se muestra contrario a la «titulitis». «Cuanta más formación, mejor, pero con currículums ajustados a la realidad», dice. El edil popular cursó on-line un máster en Derecho y Administración Local impartido por las universidades de Burgos y Almería. «Trabajando a tiempo completo, no podía hacerlo de otra manera», explica. Se decantó por esta materia para «aumentar mi formación en Derecho y porque me interesaba lo que se trataba».
Al ser a través de internet, Fernández Gutiérrez apenas tuvo contacto con compañeros ni con profesores, ya que tan solo realizó de forma presencial un examen en Burgos. Ante la polémica de los masters, el popular considera que «lo que se espera es que se hagan las cosas decentemente» y califica de «torticera» la manera en la que se utiliza la formación, «como un arma arrojadiza». Y, añade, «las universidades, a veces, también son un poco chapuceras».
 
Cuando Alberto Fidalgo López, concejal de Somos Carreño, cursó su máster en Sistemas de Información Geográfica, apenas se hablaba este tipo de formación. Y lo hizo en una academia de Oviedo en el año 2000 y luego realizó las prácticas en una empresa regional. «Fue durante todo un curso y todavía no había el boom de los másters en las universidades», destaca el edil de la formación morada.El Plan Bolonia fue para Fidalgo López el detonante porque las universidades, «que en muchos casos están muy politizadas y son bastante caciquiles», empezaron a «intentar hacer caja a costa de los alumnos», quienes, por desesperación» se lanzan a cursar másters. El edil también habla de «psicosis» respecto a que «si no tienes uno, no tienes nada» y finaliza lamentando que «los estudiantes son los paganinis y los políticos a cobrar favores», defende Fidalgo López.
 
El cuarto máster del Pleno carreñense está en poder de Carolina Díaz García, aunque ella, al contrario de lo que sucede actualmente, apenas recordaba tenerlo «porque nunca me hizo falta emplearlo para nada». Cursó un máster en Logopedia estaba impartido por la Universidad Complutense de Madrid «pero en Gijón». El método era un tanto original: un fin de semana al mes –pagaba 10.000 pesetas por cada uno–, durante dos años, medio centenar de alumnos y profesores de toda la región se reunían en Gijón. «Era casi un internamiento», recuerda la edil de Somos Carreño, una de las primeras en contar con un máster a finales de los años 90 del pasado siglo. Díaz García independiza la polémica de los másters de la política y lo vincula al momento en que «se empezó hacer negocio». Además, considera que el sistema «te engaña doblemente al obligarte a ampliar la formación porque la que te dieron era a medias». Y ahí entran las posibilidades económicas de cada uno: «Si tienes perres, haces máster», lamenta Díaz García, para quien esta situación provoca «que siempre haya alguna facilidad para que exista una diferencia de oportunidades».
1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle El Cueto, 14, 3º Izq.

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.