La vecina, con la sentencia en la mano. (L. VENTURA)