La falta de limpieza del depósito de aguas de Candás, «un riesgo para la salud pública»

No se recuerda cuándo fue la última vez que se limpió el

tanque: «Se hace cuando se puede; de pascuas a ramos»

01/11/2019 / Carreño
PEDRO PASCUAL (Candás)
 
«No me acuerdo de cuándo se limpió por última vez el depósito de agua de Candás». La frase sale de la boca de José Manuel Fernández Caldevilla, delegado sindical de Comisiones Obreras en el Ayuntamiento de Carreño que trabajó durante muchos años en el servicio de aguas como fontanero. «La limpieza se hace cuando se puede, de pascuas a ramos».
 
El servicio de aguas es un tema que Fernández Caldevilla conoce «bien» y que «se fue dejando caer poco a poco». Algo peligroso, pues «es un tema de riesgo para la salud pública, de lo más importante que hay en el Ayuntamiento, y es muy complejo».
 
Uno de los principales problemas es que «el depósito está obsoleto para esta población». A juicio de los trabajadores, «debería tener dos módulos y solo tiene uno. Si hay que vaciarlo para limpiarlo o para alguna reparación, tienes que servir el agua desde la parada y garantizas solo un par de días de abastecimiento», aseguró el representante de los trabajadores. En su opinión, el depósito «debería tener otro módulo y estar automatizado». En la actualidad, las labores de cloración y control se realizan de forma artesanal: «No tiene sentido que esté un paisano clorando. Hay dosificadores, hay alarmas y mecanismos para dotar de una mecanización a los depósitos. Y deberían estar centralizados, no tener un montón de grupos de presión por el concejo cuando debería haber depósitos de cabecera. Menos depósitos, pero más automatizados». También piden los operarios «mejoras en cuanto a vehículos, a formación. Es un servicio que se presta las 24 horas todos los días del año».
 
Las exigencias son que «los depósitos deberían estar bien limpios, tener un control sanitario extremo y la gente que está en el servicio debería estar bien pagada y bien formada. Hay que tener unos buenos profesionales». En la actualidad, «hay dos oficiales y dos operarios en puestos de superior categoría». Aunque cobran una prima por ocupar un puesto superior, «solo por los años que llevan ahí merecían que se arreglase su situación».
01/11/2019 / Carreño
P. PASCUAL (Candás)

 

José Manuel Fernández Caldevilla lidera la sección sindical de Comisiones Obreras en el Ayuntamiento de Carreño. En las elecciones celebradas el pasado mes, su sindicato se impuso con un crecimiento del 25%, unas cifras que le llevan a «agradecer a la gente la confianza que depositaron en nosotros». Ahora le toca «seguir trabajando otros cuatro años por el trabajador y no decepcionarlos».

–¿Cuáles fueron los resultados en las elecciones sindicales?

–Hubo un empate entre UGT y CCOO en número de delegados, con dos en la junta de personal cada uno y otro para CSIF. Pero Comisiones es el sindicato más votado en las tres mesas. En el comité de empresa sacamos un representante y estuvimos a un solo voto de haber sacado dos. Y en técnicos, uno cada sindicato, pero se lo llevaron con los restos. Somos el sindicato mayoritario.

–¿Es suficiente la plantilla?

–Hay unas cuantas vacantes sin ocupar. Además, en todos los servicios hay gente con limitaciones, por el paso de los años. Un policía local no es lo mismo con 30 años que con 55, las condiciones físicas son distintas. Lo mismo en Obras, hay puestos que exigen unas aptitudes que vas perdiendo. El personal municipal es insuficiente y gran parte del año estamos dedicados a servicios de festejos y otras cosas que dejan descuidados los servicios públicos importantes.

–La carrera profesional es uno de sus principales objetivos...

–El gobierno municipal se olvidó del acuerdo de 2017. Se firmó la carrera profesional y dan como disculpa que no hay presupuestos, pero cuando se firmó el acuerdo, tampoco los había. Es interesante para todos. Potencia la formación, garantiza que quien lleve años trabajando aquí va a tener un premio económico por la antigüedad, garantiza la iniciativa, la capacidad, la disposición y la disponibilidad.

–¿Se cumple con la salud y la seguridad laboral?
–Es necesario cambiar el mobiliario. Las sillas de los trabajadores no son las más adecuadas ergonómicamente, lo que lleva a lesiones lumbares y a bajas. Hay maquinaria que no está adaptada y el trabajador sufre las consecuencias, con tirones lumbares, perdiendo oído… Cuando conduces no puedes llevar cascos. Las cabinas tienen que estar insonorizadas, aisladas del polvo… La mutua dice que estamos dentro de lo que abarca la ley, pero en algunos casos al límite. Y entendemos que no son mediciones reales.

–¿Tienen medios suficientes?

–La renovación de maquinaria es esencial. Hay un parque móvil envejecido. Se está pagando más dinero en reparaciones de lo que a veces cuesta adquirir vehículos.

–¿Y en instalaciones?

–Hasta hace poco que se hizo una reparación a la nave de La Matiella, era insalubre. Todavía es mejorable, mecanizando los almacenes y teniendo control del material que hay. Un almacén organizado es muy rentable, más productivo.

–Una de las principales quejas de los vecinos es la limpieza...

–Aparte de estar dedicados muchas veces a festejos, no podemos estar con carros de barrido a pie como hace 40 años. Candás en su periferia creció y hay que dar máquinas eléctricas, motos de limpieza de aceras, tenemos que modernizarnos. Se trajo una barredora que no es apropiada.

–Los jardines...

–Jardinería es un desastre en maquinaria, obsoleta. Seguimos como hace 20 años. Hay maquinaria moderna que quita trabajo y se gana en comodidad. Es una plantilla pequeña y están dedicados muchos días a festejos, dejando descuidadas otras tareas. Además, la avispa asiática está en este concejo y no se les dan cursos de formación para saber qué tienen que hacer. Es muy peligroso.

–¿Cómo son las negociaciones con el gobierno municipal?
–Esperamos que no haya tantas reuniones, sino una voluntad real de negociar para llegar a acuerdos y cumplirlos. Reunirse no es negociar. Hubo cuatro años de una paciencia extrema de la plantilla esperando por cosas firmadas que no se concedieron. 

José Manuel Fernández Caldevilla. (L. VENTURA)

«Se desatienden servicios por las fiestas»

«Se paga más dinero en reparaciones

de lo que cuesta adquirir vehículos»

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle Bernardo Alfageme, 1, C (4)

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.