José Romero Hidalgo pide que el acceso a una finca no se convierta en un aparcamiento de contenedores. (P. PASCUAL)

Una familia denuncia la acumulación de basura en los accesos a Cogersa

Alerta de la llegada de ratas al entorno por la presencia de residuos

06/12/2019 / Carreño

PEDRO PASCUAL (Ambás)

 

Vivir junto a una planta de tratamiento de residuos no es fácil. No puede serlo. Si se le añade el ruido de una autopista al que no se le pone remedio –al contrario de lo que pasa en el vecino concejo de Corvera–, la falta de civismo, el abandono por las administraciones públicas, el ruido procedente de la perrera de Gijón según de dónde venga el viento... Vivir en Ambás es complicado. Al menos así lo manifiesta José Romero Hidalgo. Él y su familia tienen mucho que reclamar, pero por ahora solo intentan que se les haga caso con algo tan básico como que la entrada a su finca no se convierta en un aparcamiento de contenedores.

 

El acceso a Cogersa, cerca de la casa de la familia, se convierte en un depósito de basuras provisional. «Los camiones dejan aquí los contenedores, vacíos o llenos, a los dos lados del camino», explica Romero Hidalgo. La entrada se halla junto a la rotonda de la que sale la carretera que va a la planta de tratamiento de residuos, un punto de operaciones para algunos transportistas. A un lado del camino, de titularidad municipal, le impiden salir de su casa con seguridad: «No veo los vehículos que vienen de la rotonda, muchos camiones, y es un peligro, porque sales a ciegas», asegura. «Ya me he llevado muchas pitadas al salir, pero eso es lo de menos, que no nos pase nada».

 

Y al otro lado del camino público, «tapan la entrada a mi finca y a un camino particular». Se mire por donde se mire, hay problemas. Y por si fueran pocos, al olor de la basura llegan invitados poco deseables: «Es habitual ver ratas, vienen a los contenedores llenos de basura», lamenta este vecino de Ambás.

 

Hay soluciones, aunque no se aplican. Dice que nadie le hace caso. «Envié ya más de un escrito al Ayuntamiento de Carreño, pero nada». Ya en 2014 denunció la situación y la Policía Local hizo una visita, como se deduce de la respuesta del entonces alcalde, Ángel Riego González. En el momento de la inspección, «el camino se encontraba limpio, transitable y en unas condiciones óptimas». Es más, «la visibilidad de uso en el momento de la inspección era buena». Y  se solventó el trámite, aunque se aseguraba que «se continuará con vigilancias por la zona», de las que no se supo más.

 

 

Contenedores en la zona. (P. PASCUAL) 

Con el cambio en la alcaldía, lamenta que tampoco hubo avances. Una de las soluciones que se proponía era alargar la bionda –el también llamado quitamiedos– para evitar en la parte derecha el estacionamiento de los contenedores. El 16 de agosto de 2018, el concejal de Medio Rural, Manuel Noceda Quintana, remitió un escrito en el que aseguraba que «se está valorando la instalación del tramo de bionda solicitado», aunque más de un año después los interesados no tienen respuesta. Lo que sí tienen son basuras acumuladas en esa zona. Animado por la presencia de los contenedores, alguien decidió abandonar restos de neumáticos.

 

Parada de camiones. (P. PASCUAL) 

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle Bernardo Alfageme, 1, C (4)

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.