Imágenes del autobús tomadas por su propietario. (GABRIEL GÓMEZ)
Imágenes del autobús tomadas por su propietario. (GABRIEL GÓMEZ)
Imágenes del autobús tomadas por su propietario. (GABRIEL GÓMEZ)

Imágenes del autobús tomadas por su propietario. (GABRIEL GÓMEZ)

Un madrileño instala un autobús a pie de playa ante el asombro popular

Los dueños, un matrimonio con dos hijos, tenían la intención

de pasar el verano en Antromero alojados en el bus

01/05/2021 / Gozón

VICTORIA FERNÁNDEZ CAMACHO (Antromero)

Asombro generalizado. Los vecinos de Antromero se frontaron los ojos para ver si lo que estaban viendo el 15 de abril era realidad: un gran autobús, de estilo inglés y dos plantas, se instaló en una finca a pie del acantilado de la playa de San Pedro.

 

Una vez pasado el alboroto inicial, los vecinos pudieron conocer al propietario del vehículo y a su familia. Se trata de Gabriel Gómez Larzabal, un uruguayo residente en Madrid, que junto a su mujer argentina y dos de sus hijos, tenían la intención de instalarse en ese terreno, que previamente compraron por internet, para «pasar allí las vacaciones de verano». «¿Y el cierre perimetral?», se preguntaron algunos. A los pocos minutos de estacionar el autobús, una patrulla de la Policía Local apareció en la zona. «El comisario se acercó a mí y me dijo que sacara el autobús y que lo aparcara en el polideportivo de Luanco, pero decidí presentarme en el Ayuntamiento de Gozón para pedir explicaciones», dice Gómez Larzabal. «La arquitecta municipal me trató fatal. Me dijo que en esa tierra que yo compré solo se me permite plantar maíz», asegura el uruguayo indignado. Lo que no deja de ser una verdad. Y es que el terreno adquirido es Suelo no Urbanizable de Costas (SNUC). El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) solo contempla como usos permitidos las actividades agrícolas y ganaderas, que no requieran edificación, invernaderos y trabajos de mejora de pistas y caminos existentes. La instalación allí se salta todo tipo de normas y leyes locales, regionales y estatales.

 

«Yo compré ese terreno y pago todos los impuestos. Soy un ciudadano más que tengo todos los derechos. Mi autobús es un vehículo y no una vivienda», defiende Gómez Larzabal, quien no tiene en cuenta que al estar prevista una permanencia se considera una edificación y debe cumplir con el código de edificación en materias tales como evacuación de aguas fecales e instalación eléctrica. «Voy a tirar para adelante con mi objetivo y si no me dejan tener luz, pues existen los paneles solares», añade. Este uruguayo tuvo finalmente que colocar un cartel de «se vende» en su autobús (ya ha recibido cinco ofertas) y abandonar Antromero, pero dice que solo será de forma temporal porque el tema está en manos de su abogado. Según le ha dicho el letrado, «hasta que no haya un papel oficial de Demarcación de Costas, el autobús puede estar aparcado donde está». «Yo no contamino, ni hago nada raro. Mi autobús tiene permiso de circulación para toda España y cumple con todo lo requerido por la ley», insiste el propietario.


Gómez Larzabal es restaurador de vehículos antiguos, con los que diseña posteriormente muebles.  Compró ese autobús a un jubilado, que tenía tres. «Estuve viviendo en Uruguay dentro de un bus y fui la persona más feliz del mundo. Nadie me echó de ningún sitio. En 2013 vine a España a vivir y en el 2017 visité Asturias, me enamoré completamente de esta tierra y por eso busqué un terreno aquí», argumenta. «Solo pretendía hacer mi vivienda de vacaciones, pero el Ayuntamiento me cortó las alas. Ahora tengo otros planes para mi autobús. Haré un estudio de música con piano, guitarra y varios instrumentos más para invitar a músicos y hacer conciertos las noches de verano»; añade Gómez Larzabal. «Me gastaré lo que sea necesario en abogados. Es mi terreno y, si no puedo hacer nada, entonces ¿he comprado humo?», se pregunta.

«Tienen dos meses

para retirarlo»

El Ayuntamiento abre un expediente por mover tierras, realizar un cierre perimetral e instalar el vehículo en suelo de Costas 

L. VENTURA (Luanco)

 

El Ayuntamiento de Gozón ha abierto un expediente para «restaurar la legalidad en la finca» en la que se instaló el autobús de dos plantas, se realizaron movimiento de tierras y un vallado perimetral. Desde el Consistorio se recuerda que «las dos primeras actuaciones no se ajustarían ni a la normativa municipal ni a la autonómica en materia de Urbanismo». Y apremia a los titulares, a través de resolución de Alcaldía del 19 de abril, a que en el plazo de dos meses procedan a la retirada del autobús, restituyan el terreno a la situación anterior a los trabajos y soliciten la legalización del cierre, según marca el ROTUA (Reglamento de Ordenación del Territorio y Urbanismo). Además, se ordena paralizar las obras según el TROTUA (Texto Refundido de Ordenación del Territorio y Urbanismo). La parcela está incluida dentro de la categoría de Suelo no Urbanizable de Costas (SNUC), por la Servidumbres de tránsito y protección de Costas. De no acatar la resolución, el Consistorio podría proceder a realizar una ejecución subsidiaria y pasarle la factura a los dueños.

 

El Ayuntamiento ha estado al tanto de la instalación desde el minuto 1 y sigue vigilante cada actuación. El 12 de abril, los técnicos comprobaron que se estaban produciendo movimientos de tierras en la finca, se había ejecutado un cierre perimetral con estacas de madera y colocado un portón de metal, sin que constase autorización para estas obras. De acuerdo con el régimen de usos previstos en el PESC (Plan Especial del Suelo no Urbanizable de Costas), quedan expresamente prohibidos los movimientos de tierras, incluso los temporales. «El cierre sí podría regularizarse según el PESC (no así el portón), siempre que se cuente con el visto bueno de la Consejería competente al estar situado dentro de la servidumbre«, aclaran desde el Consistorio.

 

Tres días después, el día 15, el uruguayo ya había instalado el autobús rojo de dos plantas. Esta instalación se considera ilegalizable conforme al PGOU y al PESC. 

El uruguayo no tiene claro que quiera deshacerse definitivamente del autobús. «Cuando vuelva en mayo voy a instalar cámaras de vigilancia y una alarma para que nadie lo dañe», explica. «Estoy muy enfadado. Soy un ciudadano más y no un extraño. Viví en muchos países y esto es lo más normal del mundo incluso en el país más desarrollado», añade.

 

AVIÓN EN CANDÁS

Este caso recuerda al conocido avión-discoteca que en 1987 quiso instalar Francisco Javier Bayón en un solar de La Matiella. El hostelero decidió invertir 30 millones de pesetas en un DC-8 para montar el discoavión. El traslado de la aeronave desde Madrid a la villa candasina por carretera se alargó durante casi dos semanas, provocando expectación en todas las ciudades que atravesaba. Pero antes de aterrizar en Candás, el Gobierno del Principado de Asturias advertía que el negocio no podría salir adelante, argumentando que parte de la finca no era urbanizable, otra parte estaba destinada para uso público y un tercer trozo era industrial y no admitía usos hosteleros.

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle Bernardo Alfageme, 1, C (4)

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.