Luis Álvarez, en nuevo taller. (L. VENTURA)

Luis Álvarez, en nuevo taller. (L. VENTURA)

Últimos coletazos judiciales por la violación de la patente de Bracli

El fabricante de prendas íntimas con estimulación sexual está a punto de cerrar la demanda «más farragosa» en la que pedía una indemnización de 165.728 euros, cantidad que fue menguando en los sucesivos juicios

05/06/2021 / Carreño

LORENA VENTURA (Candás)

Más de una década en los tribunales para recibir la razón, pero no contar con el abrigo de la justicia. Al menos esta es la valoración que hace Creaciones Bracli S.L. sobre una de las demandas «farragosas» a las que se ha tenido que enfrentar por las numerosas copias de «un invento para hacer feliz a la gente»: prendas íntimas femeninas elaboradas con perlas que producen estimulación sexual.

 

En mayo se producían los últimos coletazos judiciales por violación de la patente que Luis Álvarez registró en 1996. A los tribunales solo les restaba determinar quién debía pagar las costas y tomó una solución salomónica: a medias entre las partes. Pero a los condenados, 21 Covercom S.L. y Visual Merchandiser S.L., han vuelto a recurrir, como ya hicieron en anteriores ocasiones. «El asunto se alarga y es agotador. Es una experiencia nefasta; horrible. La leyes no protegen al propietario de las cosas, parece que facilitan estas cosas», valora el inventor, que ya se ha perdido del número de veces que ha tenido que acudir a los tribunales.

 

En la demanda inicial, la empresa candasina denunciaba una violación de derecho de patente y solicitaba una indemnización de 165.728 euros por daños y perjuicios, una cantidad que fue menguando sustancialmente a lo largo de los juicios.

 

El fallo inicial daba la razón a Bracli, pero redujo ya la cuantía a 32.918 euros. También condenó a las mercantiles mencionadas a cesar la comercialización de la imitación, a destruir (en presencia judicial) el stock de las prendas infractoras y a publicar el fallo judicial en la web corporativa de los demandados y en dos periódicos nacionales. «No nos consta que lo hayan hecho en tiempo y forma», matiza Álvarez.

 

En el juicio no hubo dudas de la vulneración en base a las pruebas y al informe de un perito judicial. Previamente, como marca la ley, el empresario advirtió de la imitación a través de una carta enviada en abril de 2005 después de ver un anuncio de los tanga de perlas Lady Calston en la revista Interviú. En el juicio se defendió que las piezas fabricadas por Creaciones Teres S.A. carecían de «dispositivo de masaje genital». Lo contrario a lo que los demandados anunciaban  con sugerentes reclamos: «Más que una prenda, un juguete de exquisitas posibilidades», «Deléitate con el estimulante y cálido tacto de las perlas mientras ruedan y recorren los rincones más selectos de tu anatomía» o «Ya estarás preparada para todo antes de que los demás hayan despertado». Los demandados reconocieron las expresiones, pero las circunscribieron a una técnica de comunicación comercial hecha en el ámbito de la publicidad.

 

La Ley de Patentes recoge que el titular de una patente tiene el derecho durante 20 años improrrogables, contados a partir de la fecha de solicitud (1996), a impedir que cualquier tercero a la fabricación, distribución y venta de su invento.

 

La indemnización recoge fundamentalmente el daño moral, el valor de la pérdida sufrida y la ganancia que se haya dejado de obtener. En este caso las imitaciones se vendieron al detalle y al por mayor. También se tiene en cuenta el desprestigio por una realización defectuosa o una presentación inadecuada. Así lo acreditó en el juicio «Petite Coquette», prestigiosa firma francesa dedicada a la distribución de lencería de lujo. Cabe recordar que Victoria’s Secret llegó a comercializar 50.000 unidades de Bracli. El producto candasín fue protagonista incluso de un capítulo de Sexo en Nueva York y hay muchas famosas entre sus clientas.

 

«NO COMPENSA»

Las demandadas siguieron recurriendo los fallos favorables a la empresa de Carreño. Ya no discutían la infracción de la patente, pero si la indemnización porque, «siendo meros comercializadores cesaron dicha actividad tan pronto fueron advertidos». Y la indemnización volvió a bajar a 12.918 euros al reducirse el daño moral. «Este último caso es el colmo. Al final la justicia te da la razón pero no te compensa. Al final pagas lo que no está en los escritos», finaliza Álvarez.

Publicación de la cantante Rosalía en Instagram. (ROSALIA.VT)

Publicación de la cantante Rosalía en Instagram. (ROSALIA.VT)

El tanga de perlas consolida su posición internacional con
las Kardashian

Las famosas hermanas han regalado a sus amistades un pack que incluye Bracli

L. VENTURA (Candás)

 

Bracli está centrada en su consolidación internacional para aumentar su producción desde Carreño cuando cumple su 25 aniversario. Y ha dado pasos de gigante en los últimos meses gracias al archiconocido clan de las Kardashian. «Estoy más contento que al inicio. La lectura buena es que los años te consolidan como marca, te dan un nombre y un prestigio en base a hacer las cosas bien», expone Luis Álvarez, ya retirado, quien ha dejado el testigo de la empresa a su hija Marina.

 

Las hermanas Kardashian regalaron a sus amistades un pack de regalos, entre los que destaca el tanga de perlas. Una de las famosas que recibió el sugerente producto fue la cantante Rosalía, que así lo hizo saber en Instagram acompañado de un tema muy apropiado: «Noche de travesuras». El paquete también incluía un vibrador, unas zapatillas, un pijama, un set de cosmética de cannabis, un tratamiento facial y un antifaz. Solo la mayor de las hermanas, Kim, acumula la friolera de 222 millones de seguidores en la red de moda.

 

El inventor de la prenda íntima estimuladora explica que «el mérito que tenemos es que nosotros no se le ofrecimos a esta familia, fue ella quien se puso en contacto directo con nosotros». Y aún está viva la relación comercial. «Dentro de los negocios con el sello Kardashian tienen una red de venta y seguimos suministrándoles», destaca Álvarez.

 

El objetivo a medio plazo de la empresa es dejar de externalizar parte de la producción, que derivan a un taller de Barcelona, para centralizar todo el proceso en Candás. El problema es encontrar a gente para realizar la confección de alta calidad que se requiere. «Nos está resultando difícil encontrar personal cualificado especializado en el mundo de la lencería y la confección. Están desapareciendo los talleres», expone Álvarez. 

Detalle de la confección de la prenda íntima. (L. VENTURA)

Detalle de la confección de la prenda íntima. (L. VENTURA)

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle Bernardo Alfageme, 1, C (4)

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.