Adrián García, de la Ganadería La Robesa, descargando su tractor

Adrián García, de la Ganadería La Robesa, descargando su tractor. (V. FERNÁNDEZ)

El campo agoniza: «Nos planteamos manifestaciones a todos los niveles»

Los ganaderos de Gozón y Carreño se hicieron sentir en Madrid por los costes de producción: «El sector está pasando la peor crisis de su historia»

05/02/2022 / Comarca

VICTORIA FERNÁNDEZ CAMACHO

(Luanco / Candás)

 

Los ganaderos de Gozón y Carreño se hicieron sentir en Madrid. Unieron sus fuerzas al resto de trabajadores del sector en España el 23 de enero. Al igual que pasó en Oviedo el 29 de diciembre, protestan por el abandono del campo y por la asfixia a la que están sometidos los ganaderos, que denuncian «la falta de una promoción real de la producción local y una reconversión oculta en beneficio de la gran industria alimentaria». 500 vehículos agrícolas y muchos más profesionales del campo visibilizaron su posición. «Llevamos colaborando con los ganaderos en las últimas y recientes protestas en la autonomía. Viajé a Madrid con un tráiler y dos tractores y ahora nos plantearemos manifestaciones a todos los niveles», explica Luis Álvarez Rodríguez, copropietario de Roluda. 

Varios ganaderos viajaron en autobuses de madrugada a la capital de España para unir sus fuerzas en contra de los incrementos de todo lo que necesitan día tras día para subsistir. «El pienso de los animales, el gasóleo, los abonos, las semillas y la luz. Todo sube. Lo que no sube ni un céntimo es lo que producimos nosotros: la leche, la carne, los animales en venta, etcétera», explica Alberto Vega Díaz, propietario de la Ganadería Bartuelo de Coyanca (Perlora). 

A sus 36 años y tras 18 años trabajando en su granja familiar, el joven asegura que el sector está pasando la peor crisis de la historia. «Las ventas no cubren los costes de producción con el consiguiente endeudamiento de las ganaderías, muchas de ellas inmersas en grandes hipotecas para modernizarse y dimensionarse», recalca el ganadero cuyo centro de trabajo es una típica casería asturiana de toda la vida, que siempre se basó en el autoconsumo y se complementaba con trabajos en otros sectores. «Hasta que llegué yo y decidí dedicarme profesionalmente a ello al 100%», cuenta Vega Díaz.  Álvarez Rodríguez, que lleva una empresa de servicios agrícolas y ganaderos en Gozón desde hace más 22 años, considera que los principales problemas a los que se enfrenta son la subida del coste del gasóleo, impuestos y todo tipo de repuestos y consumibles de sus labores. También achaca la situación a la falta de personal cualificado o formado y la lentitud de la administración en burocracia cuando intentan aumentar su capacidad. «El sector se encuentra en un pozo muy grande y parte de él sin camino de salida. Los titulares de las ganaderías se jubilan y no hay relevo. No pueden con los gastos fijos y las que ya han sido desahuciadas», añade Álvarez Rodríguez, nieto de ganaderos de Cardo y La Ren. «Pasamos a lo mecanizado hace más de 25 años incorporando en Gozón las últimas innovaciones y tecnología», asegura el empresario de 39 años, quien viajó a Madrid para apoyar al sector. 

También se fue a Madrid a montarse en su tractor Adrián Muñiz García de Casa Mingo en La Ren. El ganadero exige al gobierno que se cumpla la Ley de la Cadena Alimentaria. «El sector se encuentra en una situación insostenible y queremos que se tomen medidas ya», reclama indignado. «Mi ganadería es pequeña, viene de varias generaciones atrás. Mi bisabuelo ya tenía vacas y ahora soy yo el que las tengo y tengo pocas por la situación que nos encontramos», explica el ganadero de La Ren.

Tamara Fernández denuncia que una moción en defensa de la ganadería llega con 2 meses de retraso al Pleno

«Es vergonzoso», clama la edil no adscrita

V. FERNÁNDEZ (Luanco)

 

La concejala no adscrita en el Ayuntamiento de Gozón, Tamara Fernández Inclán, presentó por urgencia el 26 de enero una moción que ya había registrado el 17 de noviembre, pero no se había llevado a cabo, lo que ella considera como «vergonzoso». Su propuesta pretendía un debate y posterior aprobación en el Pleno dado la delicada situación que atraviesan los ganaderos y fue, finalmente, apoyada por todos los grupos políticos del Consistorio. 

Tamara Fernández conoce bien el sector, dado que cuenta con una ganadería con 90 vacas de leche en  Ambiedes. «El sector lácteo se encuentra sumido en una crisis de rentabilidad que está dificultando la supervivencia de muchas explotaciones ganaderas, así como una falta de relevo generacional», escribe en su moción. «Cada día se descompensan más los costes de producción como consecuencia de dos factores fundamentales: el incremento en el precio del cereal, gasóleo y luz y el precio injusto que se le paga a los ganaderos por la leche», añade. 

La ganadera sobrevive en su ganadería con mucha incertidumbre y dificultades. «Llevamos años con la esperanza de que algún día esto mejoraría y sin embargo es todo lo contrario. Cada día se ve menos luz al final del túnel», admite Fernández Inclán, quien considera que lo más importante es estos momentos de crisis sería fijar un precio mínimo que cubra los costes de producción y deje un margen para imprevistos y futuras inversiones. «Si esto no fuera posible de aquí a unos meses hay que plantearse diversificar el negocio o simplemente cerrar y dedicarse a otra cosa. A ver qué pasa cuando haya que importar todo», opina. 

En su moción Fernández Inclán pide con urgencia varias cosas: encontrar una solución inmediata, que el Gobierno de España promueva y defienda el sector lácteo español, que el Gobierno del Principado de Asturias ponga en valor y fomente el consumo de leche en la región y que las administraciones implicadas extremen los controles y la vigilancia y se evite la venta de leche a pérdidas. «Es importante concienciar a la gente para que pague un poco más por la leche en el súper, que esos céntimos repercutan en el ganadero y así no dejar caer este sector que tantos puestos de trabajo genera», valora.

«Es inviable invertir cientos de miles de euros en este sector con los costes de producción tan elevados que nos encontramos», añade Adrián. 

«PRECIOS JUSTOS»

Tras su marcha a Madrid, el grupo de ganaderos de ambos concejos están organizando otra manifestación, esta vez en la capital de Asturias con un objetivo claro. «Queremos precios justos acordes a los gastos actuales que soportamos las ganaderías. No queremos ayudas ni subvenciones. Solo que se nos paguen precios justos por proveer a la sociedad de unos alimentos básicos y de gran calidad», deja claro Vega Díaz. «Nos gustaría conseguir que se mire y escuche más a un sector que es primario. Esas son las bases principales de un país», añade Muñiz García. 

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle Bernardo Alfageme, 1, C (4)

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

Los tractores pasan por delante de La Cibeles. (V. F.)

Los tractores pasan por delante de La Cibeles. (V. F.)

«NUESTRA HERENCIA ES LA DEUDA»

«Nos vimos reflejados delante del Banco de España. Precisamente los bancos nos tienen cogidos por pinzas», relata un profesional de la protesta en Madrid

VICTORIA FERNÁNDEZ 

CAMACHO (Luanco / Candás)

 

El apoyo de toda la gente con la que cruzaron desde su salida de Asturias a su llegada a Nuevos Ministerios, en Madrid, es lo que se quedan los ganaderos que participaron en la tractorada por la capital del 23 de enero. La marcha comenzó a las siete de la mañana en el paseo de la Castellana. 40 tractores de toda Asturias, algunos de Carreño y Gozón, viajaron hasta Madrid para luchar por sus derechos y evidenciar la crisis por la que está pasando el sector. Otros viajaron en su coche particular como Adrián Muñiz García, de Casa Mingo en La Ren.

Muchos procedían de las ganaderías y empresas agrícolas de Gozón y Carreño. Francisco Javier González y Luis Álvarez Rodríguez viajaron juntos a la capital llevando sus dos tractores en una góndola y ambos aún recuerdan como un gran número de conductores que se cruzaron en su camino y una vez llegados a Madrid les saludaban, les pitaban y les dedicaban palabras de ánimo y cariño. «El hecho de llevar la bandera de Asturias hizo que la gente se volcara con nosotros. Aún sigo alucinado de cómo nos quieren», resalta Luis Álvarez Rodríguez, copropietario de Roluda. Y no solo los residentes de Madrid, también turistas de todo el mundo. El Ministerio de Consumo, La Cibeles, la fuente de Neptuno o el paseo de Recoletos fueron lugares emblemáticos por lo que pasaron estos vehículos agrícolas. «Nos vimos reflejados delante del edificio del Banco de España. Precisamente los bancos son los que nos tienen cogidos con pinzas, pero hasta aquí hemos llegado. Venimos a morir y nuestra herencia es la deuda. Estamos todos metidos en mucha inversión para tirar hacia adelante y ellos manejan los hilos que nos traen consecuencias», añade. 

Dejaron a su paso una lluvia de flashes. Precisamente el tractor de Luis fue uno de los más fotografiados, ya que se trata de un propulsor nuevo y muy moderno. «La gente me preguntaba que si tenemos terrenos y capacidad para ellos. Como ganaderos, estamos en la cresta de Europa, por ello nuestra lucha», remarca el de Gozón. 

La pitada más sonada fue en el Congreso de los Diputados. A los tractores se unió la caravana de camiones con bocinas muy potentes. «Deben darse cuenta de que existimos, que estamos aquí y que somos parte de este país. Ahora con el tiempo se verá, pero en casa no nos vamos a quedar», apunta el titular de Roluda. 

Javier es propietario de la Ganadería Pachín y cuenta con 100 cabezas de ganado. «Fue algo espectacular, pero también espero que sea la última vez que tengamos que vivirlo», valora el ganadero de Carreño. 

 

«TAMBIÉN EXISTIMOS»

Tampoco faltó el apoyo a la reciella en esta protesta. Mateo Robesa, de la ganadería El Caleru de Santa Eulalia de Nembro (Gozón), se encontró con algún obstáculo a la hora de sacar su tractor. Según comenta, alguien de la organización no le permitía salir, debido a una pancarta que decía: «Insistimos, resistimos, persistimos. Los ganaderos de ovino y caprino también existimos. Sin pastores no hay pa- raíso».

 

Fue entonces cuando su colega, Diana Suárez Bustelo, de una ganadería en Cangas del Narcea, hizo caso omiso a cualquier prohibición. «Alguno nos dijo que estuviéramos callados e increparon a Mateo. Entonces cogí su tractor y tiré para adelante», cuenta la Suárez Bustelo. 

© 2005-2022 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.