María Jesús Fernández comparte una bandera de España y Ucrania con Nataliya Buhayenko. (L. V.)

María Jesús Fernández comparte una bandera de España y Ucrania con Nataliya Buhayenko. (L. V.)

«Los niños ya no tienen comida»

Nataliya Buhayenko, Rosa Somoano y María Jesús
Fernández recogen productos para Ucrania 

05/03/2022 / Comarca

LORENA VENTURA (Luanco / Candás)

 

Un grupo de mujeres ha habilitado dos locales para recoger productos básicos para los afectados por la guerra en Ucrania. Hay listas de alimentos no perecederos, listas de medicamentos (analgésicos, gasas o crema para las quemaduras), listas de ropa y pañales para bebés y adultos y listas para el frío (sacos, pantalones térmicos...). Se necesita de todo menos dinero (el Grivna está secuestrado por los bancos) y la comarca está lista para ayudar. «Tras una semana en guerra ya se están acabando hasta las patatas. Escasea todo. En el hospital de mi ciudad, Jersón, los niños ya no tienen comida. La familia de mi marido está con covid y no hay medicinas», enumera Nataliya Buhayenko, vecina de Candás. 

Ella, junto con María Jesús Fernández Iglesias y Rosa Somoano, han organizado la recogida. Las donaciones pueden llevarse en Candás al antiguo supermercado Día (calle Escultor Antón, 5) en horario de 11 a 14 horas de lunes a domingo. Los fines de semana también abre de 17 a 20 horas). «Estamos agradecidas a Pepe Luis Suárez Duarte y Conchita Rodríguez Trío, quienes desinteresadamente han cedido el local. La gente se está volcando», destaca María Jesús Fernández. «Ya el primer día la respuesta está siendo impresionante», confirma Somoano. 

En Luanco se pueden hacer las entregas en la sede de la Fundación Philippe Cousteau y la Asociación Reina de los Mares, que está en la calle Hermanos González Blanco, 21. El horario es de 11 a 13 horas de lunes a sábado. 

La iniciativa surgió el mismo día que empezó la invasión: 24 de febrero. La pintora le mandó un mensaje de ánimo a su amiga ucraniana al enterarse del inicio del conflicto. «Estaba en shock. Quería ayudar y no sabía cómo», explica Buhayenko. Entonces la maquinaria de la solidaridad se puso a funcionar. A cierre de esta edición se produjo un encuentro con la alcaldesa, Amelia Fernández López, para avanzar en la ayuda humanitaria.

CIUDAD DE VACACIONES

DE PERLORA

Por su parte, la asociación de vecinos Río Espasa de Perlora decidió, en una reunión celebrada el 2 de marzo, apremiar al Ayuntamiento para que a su vez solicite al Principado la utilización de la Ciudad de Vacaciones de Perlora como lugar de acogida de los ucranianos que se han visto obligados a abandonar su país como consecuencia de la invasión rusa. «Hemos remitido la petición a la Dirección General de Cooperación al Desarrollo y puesto a disposición literas y colchones», indica la alcaldesa.

La entidad recuerda que el recinto ya fue lugar de acogida para refugiados bosnios durante la Guerra de los Balcanes en la década de los 90.

 

La iniciativa humanitaria también serviría para poner en valor Perlora y que deje atrás un tiempo de decadencia, desde el fin de su actividad en 2006.

«Candás, mi primera casa»

La familia ucraniana llegó a Carreño
a raíz de la caída de la Unión Soviética

L. VENTURA (Candás)

 

¿Se siente aquí como en su segunda casa? Nataliya Buhayenko lo tiene claro. «Candás es mi primera casa», destaca. Llegó hace casi 20 años y solo encontró buena gente. Empezando por Guillermo Olivares Martínez y María Victoria Prendes García, un matrimonio candasín que le ayudaron en todo. «Cuidaron a mi hija pequeña Veronika, que solo tenía tres años, hicieron los trámites con el médico y en la escuela porque no sabíamos hablar español y dieron trabajo a mi marido en su imprenta. Estamos muy agradecidos a todos, pero especialmente a ellos», subraya la ucraniana, quien también pone en valor a Norma Álvarez Uribe, su inseparable amiga mejicana. Buhayenko da muestra del carácter desprendido candasín con un ejemplo: «Entraba en una tienda y salía con regalos». 

Paradójicamente su marido Serhiy o Sergio, como lo llama ella, llegó primero a Gijón a través de una de las niñas de la Guerra Civil española, quien después de muchos años había regresado a su tierra. «La familia formada por Rosa García Alonso y Gerardo Vázquez Peón casi lo adoptó», resalta. 

 

Bloque comunista

La pareja se trasladó a Carreño a raíz de la caída de la Unión Soviética en 1991. Los años posteriores a la disolución de la URSS y del bloque comunista fueron muy duros. «Con las fábricas cerradas, no había trabajo y no había comida», recuerda. La familia aguantó unos años más, pero finalmente emigró en el año 2000. Y ahora cuando ya estaban plenamente asentados, un nuevo conflicto ha tambaleado sus vidas.

«Se podrían acometer las obras de reparación de las instalaciones del recinto utilizando fondos europeos», recomienda José Manuel García Yebra, miembro de la asociación vecinal. 

Buhayenko tiene a toda su familia en Ucrania. Aún puede comunicarse con ellos y las noticias no son esperanzadoras. «Viven en una ciudad del oeste que está rodeada por cientos de tanques soviéticos. Los lugares de alrededor están invadidos o bombardeados», clarifica la vecina. Sus allegados están entre Crimea y Odesa, donde se encuentra el río Dniéper, uno de los más grandes del país. «Hay un puente grande en el que se comenten barbaridades por su control», añade. 

¿Es verdad que la población civil se ha sumado a la guerra para defender a su país? «Sí, todos se apuntan para ayudar. Preparan cócteles Molotov, gestionan los medicamentos... Lo que sea necesario», subraya. Y cuando no ayudan permanecen a oscuras en sus casas para evitar ser bombardeados. Ella recuerda que es una guerra «entre hermanos». «Mi abuela era de Bielorrusia. Siempre hemos sido naciones unidas. No puede ser», subraya. La vecina encuentra explicación en que Ucrania es un país rico en carbón, metales, trigo, maíz y por donde pasa el gas ruso que llega a Europa. «Putin no quiere tener a la OTAN a las puertas», valora.

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle Bernardo Alfageme, 1, C (4)

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2022 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.