La madre solo piensa en el bienestar de su hijo y ayudar a otros adolescentes que sufren. (L. VENTURA)

La madre solo piensa en el bienestar de su hijo y ayudar a otros adolescentes que sufren. (L. VENTURA)

MARÍA JESÚS GONZÁLEZ GARCÍA

MADRE QUE DENUNCIA EL ACOSO A SU HIJO TRANSGÉNERO

«Como madre solo quiero que mi hijo sea feliz y que no tenga que vivir con miedo»

«Los que acosan a mi hijo nunca fueron castigados ni expulsados»

01/08/2020 / Gozón

LORENA VENTURA / VICTORIA FDEZ. (Luanco)

 

Mi hijo está mal y lo que quiero con esta denuncia es allanar el terreno para los que vengan detrás porque esto no se puede tolerar».  Son las palabras de María Jesús González García, madre que da un paso y dice públicamente que su hijo transgénero de quince años está siendo acosado por otros jóvenes. El caso sobre falta de respeto a la diversidad sexual de una persona acabó en Fiscalía de Menores el 31 de julio.

 

–¿Cuándo y cómo empezó todo?

–En octubre de 2019. Sus compañeros de clase tienen el recuerdo de jugar con una niña y, aunque ya hacía tiempo que le insultaban cuando empezó el tratamiento con hormonas, no fue hasta octubre cuando nos dijo por primera vez que se reían de él en los pasillos, le señalaban y le llamaban «bicho raro» y «espécimen».

 

–¿Cuál fue su reacción?

–Nos lo contó porque ya no aguantaba más. Sus padres le animamos a que pasara y siguiera fuerte hacia adelante y que, si seguían metiéndose con él, que hablara con el director del instituto.

 

–¿Qué pasó entonces?

–Lo dejamos correr y pasaron dos meses hasta que en diciembre estalló y nos dijo que los insultos eran a diario, tanto en el instituto como en la calle. Ya no quería ir a clase, estaba muy triste y siempre cabizbajo. Un día llegó a casa llorando y diciendo que no volvía a clase porque el «cabecilla» de los atacantes dijo en voz alta en la clase: «¿Cómo se llamaba antes este espécimen?». Fue entonces cuando su padre y yo decidimos ir al centro para comentárselo al director.

 

–¿Cuál fue la respuesta del director?

–El director nos dijo que abrirían un expediente para seguir con el protocolo, pero que le dejásemos hacer a su manera y así lo dejamos. Algunas madres de los niños que insultan me llamaron para disculparse menos la del «cabecilla», que volvió a insistir que mi hijo no era normal. Durante 15 días el centro escolar se reunió con los padres de los atacantes de uno en uno y se les advirtió de la gravedad del asunto.

 

–¿Notó algún cambio tras el aviso?

–No. Intenté involucrarme en todo momento por la seguridad de mi hijo. Conseguí que un experto en sexología viniera al instituto a impartir una charla a finales de año, a pesar de la oposición de alguna madre. Mi hijo empezó a estar más controlado y, en vez de reírse de él en el instituto, lo hacían a escondidas de los profesores. Nunca fueron castigados ni expulsados y no se hizo nada más al respecto.

–¿Cuál es ahora la situación?

–Mi hijo cursa cuarto de ESO, tiene 15 años y en julio se operó, modificó el DNI, se cortó el pelo y ya es un hombre. Cuando recibió más ataques fue durante la transición del cambio. El próximo curso empezará en un nuevo instituto. Quiere estudiar enfermería porque siempre pensó más en los demás que en él mismo. Como madre solo quiero que mi hijo sea feliz.

–¿Qué les hizo ir al cuartel?

–El pasado domingo 25 de julio le insultaron en la calle delante de su padre y fue cuando decidimos ir a la Guardia Civil. Allí se pusieron en contacto directamente con la Fiscalía de Menores. Vamos a llegar hasta el final, lo que implica una denuncia y que los culpables reciban un castigo.

 

Como madre siempre se lo he dado todo a mis hijos, incluso puedo pasar 16 horas trabajando para ayudarles. Mi hijo está mal y lo que quiero con esta denuncia es allanar el terreno para los que venga detrás porque esto no se puede tolerar. Tienen 15 y 16 años, no son niños. Si tienen bastante madurez para hacer daño que paguen también con las consecuencias.

 

–¿Teme que le pase algo a su hijo?

–Puede tener una depresión. Tengo que ser fuerte porque él lo es todo para nosotros. Solo quiero verle feliz, que le dejen vivir tranquilo. Los niños transexuales son muy sensibles y se les hace mucho daño. Es muy duro pasar por esto y dar el paso porque vives en un pueblo donde todos te conocen. Necesito el apoyo de las asociaciones como Xega y que gente como mi hijo nos apoye. Debemos de seguir el lema «Vive y deja vivir».

 

–No está sola frente a esto...

–Por supuesto, tengo mucho apoyo, por ejemplo de Izquierda Unida o de Pedro Güil, un profesor del instituto que es un amor, además de amistades y familia. Luchan por los derechos y todos apoyan a mi hijo. El cariño después de la operación fue abrumador. No me lo esperaba. Sus amigos le hicieron una fiesta sorpresa y al final es con lo que me quedo.

 

–¿Cómo está siendo el verano para su hijo?

–Ahora que ya es un chico del todo, porque solo le hace falta cicatrizar las marcas de la operación, es cuando tendría que ser feliz pero no, está triste, se retrae y no quiere ni salir a la calle. Y eso que tiene un apoyo brutal y muchos amigos, pero es una persona muy sensible y le afecta todo más de lo normal. Tiene tanto miedo que, cuando sale por Avilés, nos llama para que vayamos a buscarle porque no quiere caminar solo por Luanco. Y es que los que se meten con él son unos seis críos que ahora en verano se juntan con más que son de fuera y claro los insultos se multiplican.

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle Bernardo Alfageme, 1, C (4)

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.