Angelines Rosales García, en el momento de recibir la primera vacuna. (L. VENTURA)

Angelines Rosales García, en el momento de recibir la primera vacuna. (L. VENTURA)

LA ESPERANZA EMPIEZA EN PERLORA

«Siento una alegría muy grande», destaca Angelines Rosales, jubilada de Albo, tras ser la primera vacunada frente al Covid-19 en Carreño

02/01/2021 / Comarca

LORENA VENTURA (Perlora)

 

Un halo de esperanza surgió a las nueve en punto de la mañana del 30 de diciembre en la Residencia Perlora, donde empezó la vacunación frente al coronavirus en la Comarca. El momento histórico se vivió en un ambiente de alegría y emoción. Tanto fue así que la mayoría de los once residentes se lanzaron a cantar temas típicos de la mar como «Fui al Cristo y enamóreme», mientras que las sanitarias Margarita Álvarez Gutiérrez, del ambulatorio de El Empalme, y Paula Álvarez Rodríguez, de Laviada, preparaban las dosis de Pfizer.

 

Angelines Rosales García fue la primera en protegerse. ¿Qué siente al saber que va a ser la primera mujer de Carreño en vacunarse? «Una alegría grande», recalcaba la mujer de 83 años a la que le pudo la emoción del momento. «Solo hay que llorar por los mal casados», le animaba Carlos Pico Rodríguez, gerente del geriátrico.

 

«Se emociona porque es una bellísima persona. Conozco el árbol genealógico de todas las familias de Candás porque trabajé en La Rula», destacaba Lucilda Feliciana Serrano Fernández, 92 años, otra residente que se confesaba antivacunas debido a una mala experiencia en la niñez con la maestra María Luisa Zanón.

 

Pero finalmente accedió en un acto de solidaridad con los que le rodean, no sin antes dejar claro su carácter. «Voy a hablarte estilo Candás: esto es una encerrona cojonuda», expresaba. Las profesionales de la salud le recordaron que: «Esto es el futuro». Raquel Pico Rodríguez, gerente de la residencia, también tranquilizó a la mujer: «Hay que acabar con este bicho. Es para que puedan venir los familiares y no estéis enfermos».


Rosales García explicaba también que aquel pinchazo «no me dolió nada. Estoy acostumbrada porque soy diabética. Por uno más no pasa nada». La vecina tiene la fortaleza de las mujeres de antaño. Ella trabajó más de dos décadas en la antigua fábrica de conservas Albo.

«Vivíamos de la mar. Mi marido, Rufino Rodríguez Fernández, era patrón de pesca y yo estaba en Albo. La fabricona era enorme y pasábamos mucho frío, pero daba gloria estar allí porque nos entreteníamos cantando habaneras», resume.

Francisco Monteserín Abad, de 85 años y natural de Grandas de Salime, fue el primer hombre en ponerse la vacuna de Pfizer y no tuvo ningún tipo de reparo. «Esto a mí no me asusta. Es una maravilla», dijo después de que le inyectaran la primera dosis.

 

Los hermanos que regentan la Residencia Perlora (Carreño) y Residencia Alameda (Gijón), Raquel y Carlos Pico Rodríguez, coincidieron al usar la palabra emoción para describir la jornada. «Ya me ha caído alguna lágrima. Me emociona que haya llegado este momento. Tenía ganas porque hemos pasado momentos difíciles y complicados, aunque hasta ahora hemos salido ilesos. Hemos logrado ser centro libre de Covid-19. Ahora vemos el horizonte. Nos anima a seguir adelante», decía Raquel Pico Rodríguez.

 

«LIBERTAD»

Su hermano recalcaba que «con el buen trabajo del personal conseguimos llegar a este momento sin ningún contagio, pero también es verdad que ayudó el factor azar. Estamos muy esperanzados. Esperamos que esto nos dé un poco de aire fresco y a ellos les permita un poco más de libertad y tranquilidad a las familias para que puedan hacer más visitas y esos besos y abrazos se puedan dar pronto».  

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle Bernardo Alfageme, 1, C (4)

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

Francisco Monteserín Abad, de 85 años, también fue vacunado. (L. V.)

Francisco Monteserín Abad, de 85 años, también fue vacunado. 

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.