El Ayuntamiento busca una parcela en La Vallina para concentrar caballos

El objetivo es velar por la salud y dar una mejor imagen de la capital

06/02/2021 / Gozón

LORENA VENTURA (Luanco)

El aumento progresivo del número de caballos y burros, entre otras variantes equinas, dispersos por las zonas verdes del casco urbano de Luanco ha llevado al equipo de gobierno a tomar medidas por «un tema de salubridad», explica Alba Escandón Acuña, concejala de Acción Social. «Son animales que pueden portar parásitos, ocasionando un problema a los vecinos», ahondan desde el equipo de gobierno.

 

El Ayuntamiento recibió la última queja al respecto el 20 de enero. «En los últimos días hay un caballo pastando en las inmediaciones a nuestro edificio. Está toda la zona llena de garrapatas, excrementos y suciedad», se queja una Comunidad de Propietarios. Los afectados piden «retirar al animal y enviar una empresa para desratizar la zona».

 

La decisión ha sido buscar una parcela para concentrar allí a los animales para que sea más fácil velar por el bienestar general, tanto de los equinos como de las personas. Al mismo tiempo, esta iniciativa «mejorará la imagen» de la villa marinera, ya que normalmente los caballos y burros pastan a sus anchas en diferentes lugares de las entradas a la capital de Gozón, principalmente en La Vallina.

 

Precisamente en este barrio es donde se están barajando opciones de parcelas para ubicar a los equinos. Una vez encontrada la finca, seguramente se modificará la Ordenanza Reguladora de Animales de Compañía para plasmar esta novedad. «Buscamos el terreno más adecuado, ya sea público o privado, lo más cerca posible a La Paxarada», explica Escandón Acuña.



Y es que si no en todos los casos, en su mayoría, los animales pertenecen a vecinos que viven en el poblado chabolista. Culturalmente, los equinos forman parte de la vida de los gitanos, una pasión que se transmite de generación en generación.  En los últimos tiempos, han proliferado en España los parques específicos para perros. Lo que sería novedoso es hacer lo mismo para los equinos. Una de las referencias se encuentran en el condado de Marin, en California. Allí se fijó una parcela pública para que los caballos pastasen libremente.

Caballos, burros, mulas y ponis  pueden se considerados animales de compañía, dado que están domesticados y tienen una relación cercana y diaria con los humanos.

 

La ordenanza municipal recuerda que el Código Civil establece que son los propietarios de los animales los que deben «responder por los daños, perjuicios y molestias que ocasionan a las personas, cosas, vías, espacios públicos y al medio natural». No obstante, el Consistorio puede realizar actuaciones de manera subsidiaria. Y este puede ser un ejemplo claro. «La tenencia de animales queda condicionada a las circunstancias higiénicas óptimas de su alojamiento, a la ausencia de riesgos en el aspecto sanitario y a la inexistencia de molestias para los vecinos», dice la ordenanza.

 

La normativa también obliga, aunque no se refiere específicamente a los equinos, a que los animales domésticos dispongan de «un habitáculo en el que puedan guarecerse de las inclemencias del tiempo». La ordenanza considera falta grave, que conllevaría una multa económica, privar de un digno alojamiento a los animales. Además, el número de animales en cada propiedad podrá estar limitado por la autoridad municipal, en virtud de informes técnicos sanitarios. 

Uno de los equinos en una parcela del barrio de La Vallina. (L. VENTURA)
1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle Bernardo Alfageme, 1, C (4)

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

Uno de los equinos en una parcela del barrio de La Vallina. (L. VENTURA)

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.