Al desplomarse el techo de su habitación, Isabel Roa González tiene que dormir en el salón. (L. V.)