García muestra desde Gozón mapas, con «La Llosa de la Vega», detrás y El Regueral al fondo. (L. V.)

García muestra desde Gozón mapas, con «La Llosa de la Vega», detrás y El Regueral al fondo. (L. V.)

El Regueral apuesta por crecer como zona residencial más allá de Carreño

El barrio candasín tiene en el entorno varios núcleos rurales,

mientras que las parcelas de Bocines limítrofes no son edificables

06/03/2021 / Comarca

LORENA VENTURA (Candás / Bocines)

Gozón no tiene tren. Obvio. Pero hay una finca en Bocines conocida como «La Llosa de la Vega» cuyos propietarios dan un solo paso, cruzan la CE-1 y están en la estación del ferrocarril de Carreño (línea de Feve Gijón-Avilés). Este terreno, de 18.157 metros cuadrados y enfrente a la parada del tren, está rodeado de casas carreñenses y tiene una buena orientación, pero no es edificable. La asociación de vecinos L’Ablanal de Candás pone este ejemplo para pedir que El Regueral crezca como zona residencial más allá de Carreño. 

 

El barrio candasín tiene varios núcleos rurales en su entorno (Las Escuelas, La Tejera, El Regueral 1 y El Regueral 2). Además de linda con El Piñéu y La Mata, dos zonas de expansión de Candás donde el Plan General de Ordenación, que actualmente se encuentra pendiente de su aprobación definitiva (están en información pública las zonas de Perlora y Carrió), tiene previsto la construcción de 1.487 viviendas (1.052 de ellas protegidas, además de chalés). 

 

La intención de Carreño es «completar la ciudad hasta el límite con el concejo de Gozón, generando un parque fluvial en el límite de ambos concejos en torno al arroyo Pielgo. Este parque lineal permitirá la creación de una senda peatonal que conecte la zona deportiva de la Mata con la piscina mancomunada de Antromero». Por contra, las parcelas de Bocines limítrofes no son edificables. Están catalogadas de interés agrícola o de interés forestal. «El Regueral, que fue cuna de industrias diversas, tiene un futuro residencial. Reunimos todas las condiciones para destacar como zona residencial», remarca Enrique García Álvarez, presidente  vecinal, que cuenta con casi 300 socios, aunque empadronados no superan el centenar.


La asociación basa este potencial en la próxima construcción de la carretera nueva, cuyas obras han sido adjudicadas a la empresa Arposa 60 S. L. por casi 1,3 millones de euros. También en el des- doblamiento de la vía del tren, que conllevará otro vial paralelo al ferrocarril, además de un puente. «Las fincas de ubicadas en Bocines están orientadas al mediodía, tienen un ferrocarril delante, hay intención de hacer un carretera como Dios manda... Tienen todo favorable para edificar. Pensamos que es muy injusto que por ser de Gozón se queden fuera del núcleo rural. Dentro del contexto de crecimiento del Regueral no se deben quedar atrás», defiende García Álvarez. 

 

Y así se lo hicieron saber al alcalde de Gozón, Jorge Suárez García, quien personalmente acudió a la zona a finales de la primera legislatura (2015-2019) para conocer la problemática «in situ». «Que conste que ninguno somos propietarios de esos terrenos, pero pienso que es bueno para el pueblo y para los consistorios porque ingresan más dinero de los impuestos como la “contribución” (IBI). Al alcalde le parecieron razonables nuestros argumentos. Pedimos que la modificación se haga en el próximo Plan General o en cambios sobre el actual», indica el presidente vecinal. Por su parte el regidor expone que «los planes urbanísticos los hacen los técnicos. No tenemos pensado hacer modificaciones al PGO salvo en el caso de que haya errores».  Desde L’Ablanal explican que a raíz de la pandemia se está construyendo mucho en la zona, sobre todo en La Tejera. «Apostamos por un crecimiento contenido, no muy poblado, que luego no nos veamos. Esto tirará mucho porque el ferrocarril no se pierda. Los jóvenes pueden estudiar en Gijón o Avilés sin problema de transporte. Ir a comprar a estas ciudades sin necesidad de coger el coche», finaliza. 

¿EXISTE UN REGUERAL GOZONIEGO?

L’Ablanal dice que sí, aunque no

sea oficial, y defiende los intereses

de once familias de Bocines que hacen vida en el barrio

L. VENTURA (Candás / Bocines) 

 

¿Existe un Regueral gozoniego? La duda surgió a raíz de que el alcalde de Gozón, Jorge Suárez García, solicitase expresamente instalar farolas para El Regueral. ¿Por qué pedía algo para un lugar que no era de su concejo? En realidad estaba reclamándolas para una parte de Bocines limítrofe con Carreño.

 

Ni el catastro, ni los mapas de los planes urbanísticos de ambos concejos, ni siquiera los planos del ejército recogen la existencia de un Regueral gozo- niego. Oficialmente no se con- templa un mínimo atisbo de esa posibilidad. Sin embargo, «sí existe, vaya si existe», defiende la asociación de vecinos L’Ablanal de Candás. Ahora bien, siempre desde el prisma social. La entidad fue quien solicitó que se pusieran cinco puntos de luz para las Casas de Vega (Bocines) y doce para Casa Román (La Uz, Cardo), además de que se dote de saneamiento a la zona. 

 

Tanto lo entienden así, que su presidente, Enrique García Álvarez, acude puntualmente a los Plenos y demás reuniones en los concejos de Carreño y Gozón. 

 

¿La razón? Representan los intereses de sus vecinos de toda la vida, incluidas once familias que oficialmente están en territorio gozoniego. «Nuestra asociación considera que ni una raya en un plano, un camino, una carretera o la pertenencia a uno u otro municipio sea razón suficiente para no considerarnos vecinos del mismo barrio y luchemos unidos por nuestros objetivos, que son otros que tener los mismos derechos, servicios y prestaciones, ya que vivimos en el mismo entorno y no debemos dar lugar a ningún tipo de discriminación, dependiendo de la zona donde se viva», recuerda García Álvarez. 

 

ALMA CANDASINA

¿Quiénes son estos vecinos con alma candasina? L’Ablanal enumera que es el caso de nueve viviendas y una nave ganadera en La Sierra, las Casas de Vega y La Frana, además de dos viviendas en La Uz (Cardo). 

 

Estas familias han compartido vida con sus vecinos del Regueral. Primero clase en las antiguas escuelas, donde acudían alumnos del Piñeo, La Tejera, Regueral y zonas colindantes de Piedeloro y Bocines. 

 

Ya de adultos, algunos trabajaron en el propio barrio cuando estaban las minas de Duro Felguera, un aserradero, un cargadero de mineral que venía desde Llumeres y una fábrica de cerámicas. 

 

En el ámbito de ocio, vecinos de uno y otro lado del límite disfrutan de las fiestas patronales de San Juan, con su misa en la capilla de la Torre.

 

LINTERA Y FOCOS

En otro tiempo, también compartían fuente y lavadero, del que hoy solo queda una pared. En cuanto a comunicaciones los vecinos usan el tren, los caminos y la carretera principal, la CE-1. «No queremos que haya vecinos de primera y de segunda. Que no pase uno con una linterna y que otro pase como un señor con los focos. Llevamos compartiendo toda una vida juntos», finalizan desde L’Ablanal. 

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle Bernardo Alfageme, 1, C (4)

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.