Uno de los trayectos que hacía Susana García de la Parte era Luanco a Oviedo. (S. G.)

Uno de los trayectos que hacía Susana García de la Parte era Luanco a Oviedo. (S. G.)

«Los apoyos son mi gasolina diaria que me permite

seguir adelante»

Sobre su despido: «Soy la única trabajadora de Alsa Asturias que, con una sentencia a mi favor del TSJA, no ha recuperado el puesto de trabajo»

01/04/2021 / Carreño

LORENA VENTURA (Candás)

Lleva dos años horribles, pero al menos tiene de su lado a la sociedad en general y a Carreño y Gozón en particular. Susana García de la Parte logró su sueño de ser conductora profesional en 2011, pero todo se tornó en pesadilla en 2018 cuando primero fue degradada en su puesto de trabajo y luego despedida.

–Me imagino que estará agradecida porque Carreño y Gozón se ha volcado con usted. Es consciente de que todos le apoyan, ¿verdad?

–Sí, es la gasolina diaria que me permite seguir adelante. Nunca imaginé que iba a estar tan acompañada en esto, incluso por los propios viajeros. Llevo dos años de lucha porque ser conductora profesional ha sido mi sueño desde niña. Es lo que me gusta. Dejé toda mi vida por esto, trabajé y estudié a la vez para lograrlo y en Alsa Asturias fue en el único lugar que entregué mi currículum.

–Sabe que es una persona valiente

–Sé que aún falta mucho por hacer, de ahí que ponga mi pequeño granito de arena. Hay que seguir luchando para construir un mundo mejor y una sociedad más justa. Le haría una pregunta a la empresa: ¿De verdad hay necesidad de seguir agravando aún más en el tiempo el daño que esta situación está ocasionando a mi y a mi familia?

–Cuénteme cómo empezó todo…

–Entré a trabajar en Alsa Asturias en 2011. Durante todos estos años mi expediente laboral ha sido ejemplar, llegando en 2016 a ser imagen de empresa como una de las mujeres pioneras. Además, estuve dos años conduciendo el bus turístico de Gijón.

–¿En qué momento se torció todo?

–A finales de agosto de 2018, uno de mis contratos llega a su fin. Decido reunirme con mi jefe y explicarle de primera mano mi situación para seguir a jornada completa. Cuál es mi sorpresa que mi siguiente contrato disminuye a 20 horas semanales, descansando los sábados. Acepté porque mi hijos dependen de mí, conformo una familia monoparental. Era mi único ingreso y mi jefe afirmó no tener jornadas más amplias. Pero luego comprobé que compañeros, que llevaban menos tiempo en la empresa y no tenían cargas familiares, eran contratados a más horas. En Navidad fui despedida con la explicación que era la mejor época para quedarme en casa.

–¿Qué pasó después?

–En enero vuelvo a trabajar en las mismas situaciones precarias anteriores debido a mis necesidades económicas. Solamente que esta vez añado a mi calendario la noche de los sábados para los domingos, encontrándome con situaciones extremas que hacen peligrar mi integridad física. En marzo de 2019 me armó de valor e interpongo una denuncia, al igual que otros compañeros por contratación encadenada. En abril soy despedida e interpongo una demanda por dicho despido, al igual que otro compañero.

–¿Cómo fue el juicio?

–Empezó mal de entrada porque en el caso de mi compañero no aplazaron el juicio y en mi caso sí, tres meses más, lo que me generó muchísima ansiedad. Me gustaría destacar que mi jefe de personal declaró que entró en su despacho otro compañero con un problema personal que le dio tanta pena que decidió mandarme a mi a la calle y darle mi puesto de trabajo a ese compañero. Finalmente el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) falló en nuestro favor.

–¿Cómo se han portado los sindicatos?

–Cabe destacar que por parte del comité de empresa  y representantes de los trabajadores existe un acuerdo tácito desde 1990 por el cual todo trabajador despedido de forma improcedente puede optar por la reincorporación. Actualmente soy la única trabajadora de Alsa Asturias que con una sentencia del TSJA a mi favor no he recuperado el puesto de trabajo.

–¿Cuál fue la situación más dura que ha vivido?

–Mi situación económica era límite. No tenía paro y, al estar en una jornada al 50%, mi ayuda familiar era de 200 euros al mes. Tuve que salir a buscar trabajo. Cada vez que enseñaba mi curriculum se me echaba para atrás porque había sido la persona que había denunciado a mi empresa.  

–¿Quiere añadir algo más?

–Solo decirle a todas esas mujeres que viven en silencio mi misma situación, que no sois las únicas, que no estáis solas y que hay que alzar la voz por nuestros derechos. 

1/6

La palabra de Peñas

¿Sabe de algún acto en la Comarca y quiere que lo publiquemos? ¿Tiene alguna queja, inquietud o sugerencia?

EL FARO

DE GOZÓN Y CARREÑO

Sede Social:

Calle Bernardo Alfageme, 1, C (4)

33430 Candás

Carreño (Asturias)

Teléfono: 985 87 25 48

Móvil: 687 979 619

e-Mail: elfaro@elfaro.as

 

DEPÓSITO LEGAL:

LU-305/05

 

Páxines n'asturianu espublizaes cola ayuda de la Conseyería de Cultura del Principáu d'Asturies

© 2005-2021 por VENTURA Y EL FARO S.L. • Prohibida su reproducción total o parcial, aún citando su procedencia, salvo permiso expreso.