Javier Cuervo Fernández, con el cargador y el móvil con el que maneja el coche. (L. VENTURA)