Gregorio Hernández y Yazmín Álvarez, con sus hijas, y dos alumnos más de Verdicio. (P. P.)