Lucía del Dago Otero, única niña en el club perlorín, emula un gol por la escuadra. (L. VENTURA)